El niño rarámuri que busca seguir los pasos de Silvino Cubesare

Alejandro Carrillo participó en los 10 kilómetros de la carrera Tarahumara que se celebró el pasado domingo en el bosque de Chapultepec

El atleta rarámuri que busca triunfar internacionalmente
El atleta rarámuri que busca triunfar internacionalmente (Josué Padilla Márquez)

Ciudad de México

El pasado domingo se llevó a cabo la carrera en beneficio de las personas de la Sierra Tarahumara, donde además de ver las categorías varonil y femenil, se abrió una para los rarámuris que practican esta actividad.

Las personas de esta comunidad fueron protagonistas de este evento de principio a fin, ya que los mismos competidores hicieron las medallas y, naturalmente, fueron los más ovacionados en la carrera.

En la competencia participó un chico de 16 años que realizó su recorrido con su vestimenta típica y sus huaraches, Alejandro Carrillo Bustillos, que es originario de Norogachi, Chihuahua, y es un digno y orgulloso representante de los Tarahumaras.

"Llevo un año corriendo en competiciones oficiales, pero siempre lo he hecho desde niño. He visitado Guadalajara y esta es la primera vez que vengo a la Ciudad de México".

Alejandro, asegura que para ellos se les hace más fácil correr con sus huaraches, sin embargo también lo hacen orgullosos de sus raíces.

"Es fácil correr con los huaraches y también lo hacemos por orgullo con el traje tradicional que usamos allá, aunque uno avance menos con estos huaraches ya que estos son de terracería."

Carrillo Bustillos habló sobre el orgullo que significa representar a su comunidad, pero destacó una palabra que significa muchos valores dentro de la sociedad: Córima.

"Es muy importante para mí representar a los rarámuris, somos los originales que vivimos en el estado de Chihuahua. Nosotros somos muy conocidos por pedir córima, esa palabra significa mucho para nosotros, porque es dar lo que uno tiene y lo que se es, con el que no tiene. No es que solo nos conozcan por eso, pero es algo para representar nuestra cultura y, por supuesto, México."

Alejandro comenzó a participar en estas competencias porque asegura que donde viven todo el tiempo corren, por lo que le llamó la atención las carreras y, por supuesto, además de que le gusta, también lo hace por salud.

"Donde vivimos, todo el tiempo andamos corriendo y decidí meterme en carreras de este tipo y por eso empecé a competir, además de que me ayuda a estar bien."

El joven rarámuri tiene la ambición de algún día poder competir internacionalmente, representar el país y dejarlo en lo más alto, confiesa que quisiera seguir los pasos de Silvino Cubesare, atleta de la Sierra Tarahumara que terminó en séptimo lugar el ultramaratón de Marsella, y para ello se está preparando.

"Algún día me veo como él, ahora no corro distancias largas por mi edad y podría dañarme el cuerpo, quizás cuando ya tenga 20 años podría competir en un maratón o más distancia, mi cuerpo aún está en crecimiento."