Niña de 7 años, la más joven en subir la montaña más alta de África

Montannah Kenney escaló el Monte Kilimanjaro (19 mil 341 pies) junto a su madre Hollie, en honor de su padre ya fallecido


Montannah y Hollie Kenney en el Monte Kilimanjaro
Montannah y Hollie Kenney en el Monte Kilimanjaro (Tomada de ABC News)

Ciudad de México

Montannah Kenney, una niña de tan solo 7 años hizo historia, al ser la más joven en escalar el Monte Kilimanjaro; el motivo fue honrar a su papá ya fallecido.

La pequeña de Austin, Texas subió la montaña más alta de África (19 mil 341 pies) junto a su madre Hollie Kenney, quien fue una triatleta profesional, misma que entrenó a Montannah.

Este sucedió se dio luego de que la niña escuchara a su mamá presguntarle a sus amigos si alguna vez quisieran escalar la montaña, por la que la pequeña de siete años se acercó a Hollie para decirle que ella quería hacerlo.

"No descarté lo que dijo, pero sabía que no sabía la magnitud, así que comenzamos a investigar y mirar videos", comentó Hollie a ABC News, agregando que "fui muy real con ella, y le expliqué que las personas pueden enfermarse mucho, que tendríamos que entrenar mucho y que no sería una tarea fácil".

Kenney vio que la edad mínima para escalar la montaña era de 10 años, por lo que pensó que tendría tiempo para preparar a su hija, pero mientras más leía, observó noticias de niños que lo hacían a menor edad, donde una niña de Florida lo había hecho a los 8, por lo que a la mañana siguiente despertó a Montannah diciéndole que si quería hacer el récord tendría que subir a los 7, fue así que planificaron el viaje.

La menor tuvo entrenamientos de caminar tres a cuatro horas todos los fines de semana, mientras que los días de escuela lo hacía en menor tiempo.

La idea de hacerlo en honor a su padre vino "cuando hablamos de que la montaña estaba por encima de las nubes, inmediatamente la asoció con el cielo y resonó con ella. Le encantaba la idea de estar más cerca de su padre y me preguntó si podría verlo".

MMontannah y Hollie llegaron a la cima del Monte Kilimanjaro el 16 de marzo, quienes contaron con el apoyo de un guía y un equipo de más de 20 empleados que los ayudaron a escalar en frío y en mojado.