Ante otra oportunidad

La Acuática Nelson Vargas asumió el reto de apoyar a personas con algún tipo de discapacidad y, de esta manera, ofrecerles los elementos que necesitan para mejorar su calidad de vida. 


Ante otra oportunidad
Ante otra oportunidad (La Afición)

Ciudad de México

“La enfermedad con la que nací me ha obligado siempre a tomar terapias, y descubrimos que para mí la natación tiene muchos beneficios, pero en las albercas públicas normales — esas que están abiertas a todo el público— es muy difícil que cuenten con este servicio. Pues se espantan o se asustan de ver esto... bueno, nuestros casos, pues tienen temor de cómo tratarnos o meterse en una responsabilidad que no les corresponde o que les quede muy grande el paquete”, dijo Joaquín, quien gracias al deporte ha podido extender su pronóstico de vida a casi el doble.

Joaquín asiste a terapias que duran cerca de una hora en la escuela de natación adaptada de Nelson Vargas, en donde además de hacer distintos ejercicios aprovecha el agua para relajarse después de un día largo de trabajo.

“Me gusta, disfruto mucho estar en el agua. Aquí me he topado con gente que me ayuda y sabe de nuestras necesidades. Antes era muy difícil encontrar quién nos pudiera ayudar, pues he tenido que trabajar mucho en enseñar que cada uno somos diferentes y necesita de cosas específicas”, explicó.

Bajo la tutela de Sandra Daza, coordinadora de la escuela de natación adaptada, se ha podido generar los espacios, oportunidades e inclusión de personas con necesidades diferentes para que disfruten de los beneficios de hacer deporte.

“En aras de abrir un espacio a la inclusión, el profesor Nelson Vargas creo este programa. Hace un año empezamos el proceso y ha tenido buena respuesta, pues dividimos la actividad para poder ayudar en mejor manera”, declaró la especialista.

El programa está dividido en tres niveles de atención que va desde la actividad física para crear hábitos de vida saludable; la formación y el perfeccionamiento que imparte aprendizaje de técnicas de los distintos estilos de nado; así como el competitivo: dirigido a talentos que se identifican con la posibilidad de participar en Juegos Paralímpicos.

“Las personas venían buscando opciones para resolver sus problemas y al principio pensábamos que no éramos especialistas en manejo de personas con discapacidad, pero al final del día ofrecemos natación. La natación no se hizo para personas con y sin discapacidad”, abundó.

En este caso, la forma en la que se aplica es lo que cambia, pues para dar el servicio se requiere especificaciones de acuerdo con el grado de discapacidad y lo que busca el usuario. Por ahora, el servicio de natación adaptada se ofrece en la Ciudad de México, en las sucursales Coapa y San Jerónimo, y están cercanos a abrir la de Santa Fe.