Festejo realista

Luego de haber hecho historia en su gira por Europa, el dueto de nado sincronizado toma con calma estos resultados ya que el nivel competitivo en el preolímpico será más fuerte



Nuria y Karem presumen sus medallas
Nuria y Karem presumen sus medallas (Carlos Cruz)

CIUDAD DE MÉXICO

Las sirenas mexicanas, Nuria Diosdado y Karem Achach, regresaron a la Ciudad de México después de haber conseguido tres medallas (oro, plata y bronce) dentro de su gira en Europa, el cual les sirvió como preparación de cara al momento clave: el preolímpico que se realizará en Río de Janeiro del 2 al 6 de marzo.

El dueto mexicano obtuvo la plata en el Abierto de Alemania sumando las puntuaciones de rutina libre y técnica, mientras que en Francia lograron la presea de bronce en la etapa técnica y el oro en la libre. Tras estos resultados, las sirenas toman esto como un aprendizaje y un momento para probar sus rutinas, pero no echan las campanas al vuelo ya que son conscientes de que el nivel en el preolímpico será más difícil.

"Si fue histórico lo que hicimos en Europa, posiblemente ahorita la gente ya nos ve con una medalla olímpica colgada, sin embargo el nivel que se vivió en estas competencias no será el mismo que habrá en el preolímpico y en los Olímpicos. En estos Abiertos faltaron muchos países potencia, no estuvieron las primeras seis del mundo, pero esto no quiere decir que demeritemos lo que hicimos ya que nunca se había ganado un oro y era difícil ganarle a Francia en su propia casa, lo cual fue algo que nos sorprendió mucho ya que siempre se apoya un poco al país que es sede, pero en este caso no les alcanzó", declaró Diosdado.

Mientras tanto, Achach mostró su satisfacción con lo realizado en Europa y además pudieron probar lo que aprendieron durante su entrenamiento con la española Anna Tarrés.

"Nos tocó foguear la rutina libre, la cual es totalmente nueva, quisimos interpretar lo que era el tema del bien y el mal, en ese momento, subimos el grado de dificultad, mejoramos la velocidad, entonces hemos demostrado mucho de lo que aprendimos con la española", indicó Achach.

Ahora las sirenas continuarán sus entrenamientos en el CNAR durante tres semanas para después trasladarse a la sede donde se realizará el repechaje olímpico y que después será el escenario de la justa olímpica.

"En el preolímpico hay que ser contundentes porque con un error que cometamos nos pueden castigar mucho, entonces tenemos que mejorar muchísimo en la rutina técnica ya que ahorita la rutina que tenemos superior es la libre pero las francesas están por arriba de nosotros en la técnica. Yo creo que debemos nadar con mucha fuerza, que es algo que tiene este dueto y debemos aprovechar esa energía para poderla plasmar tanto en la rutina libre como la técnica y así ser muy superiores, porque como nos decía nuestra juez, por el país y por el deporte en el que están siempre se va a poner arriba a los países que han estado arriba, entonces para que México gane debe ser muy superior, entonces no nos basta con ganar unas décimas sino tenemos que ser contundentes con el trabajo que hagamos y así nos les quede de otra a los jueces que darnos una buena calificación", explicó Diosdado.

Finalmente, las atletas indicaron que no les impidieron salir a competir con los colores nacionales y tocar el himno nacional cuando subieron a lo más alto del podio, esto tras la reciente suspensión de la Federación Internacional de Natación a la Federación Mexicana de Natación.

"No se nos ha informado nada y nosotras lo único que debemos hacer es competir, lo cual hicimos sin distracciones y ya las autoridades se encargarán de arreglar todo eso. Ahorita seguiremos con los entrenamientos y ese tipo de situaciones no nos van a detener", mencionó Nuria.