Londres 2017, el Mundial de las despedidas

El Estadio Olímpico, también nueva casa de 'Chicharito' con el West Ham, recibirá a los mejores atletas, donde el último estandarte de la velocidad dirá adiós.

El Estadio Olímpico de Londres
El Estadio Olímpico de Londres (Reuters )

LONDRES, Inglaterra

Por grandes que puedan ser las proezas de los atletas en carreras trepidantes, saltos circenses y vuelos magníficos de artefactos lanzados por brazos poderosos, los Mundiales de Londres 2017 pasarán a la historia, inevitablemente, por un adiós: la despedida del más grande.

El estadio Olímpico, que fue el corazón de los Juegos de 2012 y que a partir de la temporada 2016-2017 se convirtió en la casa del West Ham – ahora de Javier 'Chicharito' Hernández- (Premier League), será el escenario para la competencia del 4-13 de agosto.

El sábado 12 de agosto, la Final masculina de relevos 4x100 pondrá fin a la trayectoria de Usain Bolt, diez años majestuosos entre los Mundiales de Osaka 2007, donde asomó la cabeza, y los de Londres 2017, su cerrojazo.

Palidecen, en presencia de Bolt, las excelencias de otros atletas de refinada calidad que, para su desgracia, han sido contemporáneos del astro jamaicano.

Aquel muchacho de 17 años, larguirucho, desgarbado y tímido, que en 2004 se encomendó a la dirección técnica de Glen Mills (el hombre que un año antes había hecho campeón mundial al cristobalense Kim Collins en París), llegó el último, lesionado, en la final de 200 de los Mundiales de Helsinki, un año después.

Ocho títulos olímpicos (perdió el de relevos 4x100 de Pekín 2008 por dopaje de su compañero Nesta Carter) y once mundiales resumen la asombrosa trayectoria que ahora viene a morir en el Estadio Olímpico de Londres.

En contraste, un al año para gente como Mo Farah, quien intentará su enésimo doblete del fondo antes de pasarse al maratón; Wayde Van Niekerk, el más completo del mundo en la combinación 100-200-400; Elaine Thompson, reina de la velocidad; Ryan Crouser, invicto este año en el círculo de peso, o Mariya Lasitskene, quien persigue con empeño el récord mundial de altura. Sus posibles éxitos recibirán menos espacio, pero no menos importantes, con Bolt como estandarte.

Sin embargo, Londres tendrá su brillo, ya que es la ciudad que tiene más récords mundiales vigentes entre las pruebas incluidas en el programa olímpico, con un total de cinco, que podrían aumentar en esta cita.

La capital británica domina en esa clasificación de ciudades con actuales marcas mundiales, con dos de ventaja sobre cuatro localidades, que tienen tres cada una: Berlín, Bruselas, Stuttgart y Seúl. Con dos están Rio de Janeiro, Roma, Gotemburgo (Suecia), Neubrandenburg (Alemania) y Zúrich (Suiza).

Incluso, Latinoamérica buscará su medalla 100 en Londres 2017, ya que cuenta con un total de 96 en la historia de los Mundiales de atletismo, lo que le deja muy al alcance conseguir su simbólico metal.

De la cosecha hasta ahora en la historia del evento, más de la mitad corresponden a Cuba (55), mientras que las otras 41 preseas se reparten entre otros siete países, sumando 25 entre México y Brasil.

La nación tricolor ocupa el segundo lugar en el medallero latinoamericano con trece podios (tres oros, tres platas y siete bronces), mientras que Brasil es tercero en número de medallas con doce (un oro, seis platas y cinco bronces). En el medallero entre los latinoamericanos es sexto, por su número de oros.

Ana Guevara (bronces en los 400 metros de Edmonton 2001, Helsinki 2005 y oro en París 2003) y Ernesto Canto (oro en Stuttgart 1993 de 20 kilómetros marcha), los mexicanos destacados en la justa mundialista, junto a Eder Sánchez, quien se llevó la plata de Berlín 2009 tras un positivo de doping de un competidor de aquella prueba de los 20 kilómetros marcha.

El Mundial de atletismo, finalmente, marcará un récord histórico de entradas vendidas, más de 700 mil, cuando el récord de las quince anteriores ediciones eran los 417 mil boletos de Berlín 2009.

*Con información de EFE y AFP