Mexicanos, por el título del Mundial de Clavados de Altura

Tres clavadistas participarán en la final del campeonato; Adriana Jiménez y Jonathan Paredes están en la segunda posición de la clasificación, por lo que tienen grandes posibilidades de coronarse.

Jonathan Paredes y Adriana Jiménez, clavadistas mexicanos
Jonathan Paredes y Adriana Jiménez, clavadistas mexicanos (Especial)

Ciudad de México

Este sábado 21 de octubre se celebrará en Lago Ranco, Chile, la final de la Serie Mundial de Clavados de Altura 2017, donde competirán tres mexicanos.

Adriana Jiménez y Jonathan Paredes están en la segunda posición general, por lo que tienen grandes posibilidades de coronarse.

En su debut en Irlanda, Jiménez se ubicó en el octavo lugar, con 102.70 puntos, mientras que en la segunda parada obtuvo su mejor participación, al ganar el oro en Portugal, con 303.50 puntos.

En Italia, Jiménez descendió a la cuarta posición con 269.55 puntos; en Estados Unidos, quedó en segundo con 304.15 unidades, y en la penúltima parada, en Bosnia y Herzegovina regresó al cuarto lugar con 275.50 puntos.

Con estos resultados, la clavadista mexicana llegará a la última prueba en la segunda posición, con 630 puntos, 60 menos que la actual campeona Rhiannan Iffland, quien está en la cima de la clasificación.

Por su parte, Jonathan Paredes logró su mejor posición en Estados Unidos, al estar en el segundo lugar con 398.75 puntos, mientras que sus peores puestos los obtuvo en Irlanda y en Bosnia y Herzegovina, al quedar en el sexto puesto.

De cara a la recta final, el saltador mexicano está en el segundo lugar general con 520 puntos, 140 por debajo de Gary Hunt, defensor actual del título mundial.

El tercer mexicano en la competencia es Sergio Guzmán, quien se ubica en el lugar 11 de la clasificación general con 178 puntos y además es el competidor más joven del certamen.

Sus mejores resultados fueron en Portugal y en Bosnia y Herzegovina, donde logró la octava posición con 293.80 y 268.30 puntos, respectivamente.

No obstante, durante la penúltima parada, en Mostar, Guzmán hizo una mala ejecución de su salto, donde no alcanzó a terminar de manera correcta, entró mal al agua y sufrió una lesión en el cuello que lo dejó inconsciente. El equipo de rescate que estaba en el lugar lo ayudó de inmediato y, en lancha, lo transportaron al hospital local.

La final que se disputará en Chile, más que un podio, será un reto personal para el mexicano, quien buscará superar esa mala experiencia.