El medio maratón de los no corredores

Correr un medio maratón es más fácil con la ayuda de la familia.


Guadalajara

Jorge para llegar a la salida del Medio Maratón de Guadalajara a las 6:30 se levantó a las 5:45. Se cambió, alistó el número y se puso los tenis para la primera distancia oficial del año.
Jorge no vive sólo y por el movimiento a esas horas de la madrugada despertó a su mujer. Un corredor se mata por entrenar, por mejorar sus tiempos, pero los integrantes de la familia suelen pagar los platos rotos.
Que Jorge se prepare para un medio maratón hace que su familia lo acompañe en el reto. Él está en los corrales culminando el calentamiento y su esposa lo aguarda con la cámara y una camisa igual a la de su pareja para registrar su paso.
Porras, ánimos, naranjas congeladas, refrescos, sueros, gel con efecto frío y calor, un sinnúmero de artilugios para hacerle más amena la labor de aplanar las calles de la ciudad a lo largo de 21 mil metros.
La esposa de Jorge no va recibir medalla, pero toma el carro y se planta en el kilómetro 10 y siguen las porras, y así en el 15 y después correr a la meta para esperarlo a su llegada.
La esposa de Jorge se emociona con la actuación aunque sabe que sólo le bajó un minuto a su marca del año pasado y que quedó lejos de los primeros lugares de su categoría, pero le pregunta que cómo le fue, cómo se sintió en las subidas y que sí no tuvo deseos de abandonar, deseos que todos los corredores tienen a lo largo de la competencia, pero que nadie reconoce frente a las grabadoras.
Para este medio maratón hubo una cifra récord de competidores más de 5 mil 800 caminaron, trataron, corrieron para detener el crono frente a Catedral, pero otros miles cubrieron la ruta con sus caras amistosas, con su sonrisa que no fue opacada pese a la desvelada. Correr un medio maratón es más fácil con la ayuda de la familia, el desgaste es menos si sabes de antemano que los tuyos estarán en el kilómetro 15 aguantando el sol, el hambre, el sueño con tal de dar apoyo "ya terminaste, no aflojes, mantén el ritmo" frases de esposas, hermanos o padres, que como la de Jorge parecen entrenadores de un corredor que ganará una medalla en una olimpiada. Guadalajara fue vencida pese a sus subidas por Fidel Velázquez, el medio maratón no pudo con los casi seis mil valientes.
Valió la pena, eso parece decir la sonrisa de ellos al tomarse la foto del recuerdo con la Catedral de marco.