Río 2016, aún lejos para Omar Pineda

Omar Pineda logró una marca que hace cuatro años no se conseguía, pero todavía no tiene su pasaporte a Río

El marchista Omar Pineda
El marchista Omar Pineda (Santiago Chaparro)

Ciudad de México

El marchista Omar Pineda obtuvo el sábado en República Checa la marca olímpica con un registro de 1:19:20 horas, lo que le da el derecho de estar presente en Río de Janeiro 2016 al terminar, además, por debajo del 1:20, algo que no había logrado ningún mexicano desde los Olímpicos de Londres 2012, cuando Éder Sánchez hizo 1:19:52 para quedarse con el sexto sitio en esa justa.

Sin embargo, el mexiquense sabe que esta marca, la cual podría ser prácticamente imposible que la superen, no le garantiza que vaya a estar en la siguiente justa olímpica y debe esperar hasta el último proceso que será dentro del Campeonato Nacional a realizarse del 3 al 5 de junio en Monterrey donde todos los andarines aztecas que tengan la marca olímpica (1:22 horas) estarán obligados a participar.

OMAR PINEDA, Tadeo Vega y Éver Palma bajaron del 1:20 en Praga. La última vez que se dio un resultado similar fue hace 17 años.


"Todo parece indicar que ya tengo un pie dentro los Juegos Olímpicos. Hace mucho que no se bajaba el tiempo de 1:20 horas y ahora lo hicimos tres mexicanos, los cuales ya podemos pensar que estamos adentro con este registro, pero no hay que confiarnos ya que faltan aún competencias en las cuales nos pueden quitar el lugar, por lo que pensamos mantenernos y seguir entrenando para mejorar nuestra marca y hacer un mejor registro para ya estar arriba del avión rumbo a Río de Janeiro", declaró Pineda.

El marchista considera competir ahora en los certámenes de Alemania y España para seguir teniendo forma competitiva a pesar de que esto sea un proceso desgastante.

"No hay que confiarnos, ya que faltan aún competencias, en las cuales nos pueden quitar el lugar"


OMAR PINEDA
Marchista mexicano

"Vengo trabajando desde hace siete años y como dice mi entrenador, el trabajo bien o mal, tarde o temprano se demuestra. Gracias a Dios en República Checa fue nuestra competencia donde se dio el resultado y ahora seguiré trabajando para conseguir muchos más y mejores", declaró el deportista de 21 años de edad.

Tras haber alzado la mano en el proceso para estos Olímpicos, Pineda no quiere aflojar el paso para así demostrar que es el indicado para asistir luego de que nadie apostaba por él.

"Muchos salieron sorprendidos porque nadie me contemplaba para dar esa marca olímpica y varios se iban con Tadeo Vega, Éder Sánchez, Julio César Salazar o los hermanos Isaac y Éver Palma. Los únicos que creían en mí eran mi entrenador, mi familia y amigos. Después de este resultado mucha gente me felicitó, pero sorprendida por la marca que hice y el lugar que obtuve en Praga. Me mantuve en el anonimato por mis resultados anteriores, donde hace un año en la Universiada Mundial de Corea del Sur quedé décimo y en segundo en la Olimpiada Nacional y ese mismo lugar en la Universiada Nacional", señaló el mexiquense.

Pineda confesó que el evento que se realizó en República Checa era su última oportunidad para dar señales de vida en este ciclo olímpico ya que de no hacerlo, los apoyos de Conade se esfumarían y con ello su sueño de llegar a Río quedaría truncado.

"Mi entrenador me dijo 'nos vamos a jugar todo en esta competencia, ya que si no haces algo bueno ya no hay apoyo de Conade, y para pagar otro viaje estará muy difícil, es decir, no habrá otra oportunidad'. Por lo tanto me sugirió que el día de la prueba me fuera de punta a punta para no soltarla, lo cual hice y resultó", precisó.