El primer Maratón Lala sin Don Germán

Un personaje impulsor de esta competencia, con un corazón que lo dio todo por el deporte hasta que partió a mejor vida apenas en noviembre pasado. 

Descanse en paz Germán González Navarro.
Germán González Navarro falleció el pasado 30 de noviembre. (Cortesía Maratón Lala)

Torreón, Coahuila

Este domingo se vivirá uno atípico, uno triste, pero a la vez emotivo.

Será el primer Maratón Internacional Lala que se lleve a cabo con una ausencia importante: la de Don Germán González Navarro, un personaje impulsor de esta competencia, con un corazón que lo dio todo por el deporte hasta que partió a mejor vida apenas en noviembre pasado.

Fue incansable, filántropo, empresario y deportista, sin duda un hombre íntegro, ejemplo para muchos que cumplió cuanta meta se propuso, siempre viendo por el bien de su prójimo.

Don Germán nació un 11 de agosto de 1926, dejó éste mundo el pasado 30 de noviembre de 2016.

La historia del Maratón se remonta a 1989, Don Germán se alió con otro gran impulsor del deporte y de las causas nobles, otro "Don", Ramón Iriarte Maisterrena.

Ambos con un ímpetu envidiable, se propusieron la creación de una competencia de 42 kilómetros y 195 metros para La Laguna, lográndolo después con la ayuda de la principal empresa lechera de la Región, así como de más gente comprometida con el proyecto y con la causa.

Una vez establecido, Don Germán corrió las primeras dieciséis ediciones del Maratón, desde ahí no paró y siguió corriendo y promoviendo el deporte.

El Maratón Lala se fue haciendo más grande y don Germán igual. El apoyo de miles de corredores laguneros, nacionales y extranjeros, fueron haciendo una bola de nieve que ha crecido bastante hasta lo que es ahora, una competencia de las mejores del país y del extranjero.

Don Germán corrió cuanta competencia se le atravesara, ya con 85 años, había participado en competencias nacionales e internacionales, ganando trofeos a lo largo del país, incluso carreras de 24 horas.

En 2004 portó con orgullo la antorcha olímpica, fue medalla de oro en los Juegos Nacionales Deportivos de los Adultos mayores en 2010, en la modalidad de relevos.

Aún en vida, se elevó un busto en su honor en la calzada de los deportistas ilustres dentro de la Unidad Deportiva Torreón, sin duda alguien que nos ha puesto el ejemplo a los más jóvenes.

Su otra pasión fue la de ayudar, creó asociaciones altruistas, las apoyó y fomentó, donó terrenos para la construcción de escuelas, en fin, todo un personaje que se extrañara en el mundo deportivo de la Región. 


dcr