Keniano gana el Maratón de Berlín, pero no logra récord

Eliud Kipchoge terminó la competencia en dos horas, tres minutos y 32 segundos, 35s más de la plusmarca mundial de los 42,195 kilómetros

Eliud Kipchoge ganó pero quedó a más de 30 segundos de romper el récord
Eliud Kipchoge ganó pero quedó a más de 30 segundos de romper el récord (AFP)

BERLÍN, Alemania

El keniano Eliud Kipchoge ganó este domingo el maratón de Berlín bajo la lluvia con un tiempo de 2h03:32, por delante del etíope Guye Adola, un especialista de medio maratón que participaba por primera vez en una competición de la célebre distancia de 42,195 km.

En el maratón femenino se impuso la keniana Gladys Cherono, con un cronómetro de 2h20:23.

Los otros dos grandes favoritos, el etíope Kenenisa Bekele y el keniano Wilson Kipsang, abandonaron antes de los 30 km, privando a la carrera del enfrentamiento tan esperado entre los tres mejores especialistas.

"Las condiciones no eran fáciles debido a la lluvia. Por suerte no había mucho viento. Estoy contento de haber superado a Adola. No me esperaba tener que lidiar con otros que no fueran Bekele o Kipsang", declaró Kipchoge.

El abandono de dos de los tres favoritos y las condiciones climáticas hicieron imposible que se batiera el récord de la carrera como esperaban los especialistas.

Con un tiempo húmedo y sobre un asfalto mojado, el combate entre los tres mejores quedó completamente deslucido.

Seguro de sus fuerzas, Kipchoge había optado por no estar pendiente de sus dos rivales. Sus liebres partieron a un ritmo superior al récord del mundo, lo que obligó a Kipsang y Bekele a pelear al máximo para mantenerse con opciones.

El grupo de cabeza, con los tres favoritos y al que se engancharon el keniano Vincent Kipruto y Adola, pasó el ecuador de la prueba en 1h01:29, unos 15 segundos más rápido que el tiempo de Dennis Kimetto cuando batió el récord del mundo en el mismo escenario en 2013 (1h01:45).

- Ataque de Adola -

Contra todo pronóstico, el primero de los cinco en ceder fue Bekele, vencedor el año pasado, en el kilómetro 24. Kipruto lo hizo minutos después.

La segunda gran sorpresa fue que Kipsang se paró y abandonó en el kilómetro 30.

Kipchoge se encontraba solo con Adola, un desconocido para el gran público que no tenía un tiempo de referencia en el maratón.

El etíope intentó un ataque en el kilómetro 36 y llegó a tener una decena de metros de ventaja, pero Kipchoge, con una sonrisa en los labios, remontó y se proclamó ganador con la Puerta de Bradenburgo como testigo de su triunfo.

En mayo, en un evento organizado por la marca deportiva Nike en el circuito de Monza (Italia), Kipchoge corrió los 42,195 km en 2h00:24 seg, la mejor actuación jamás realizada por un ser humano.

El tiempo no fue homologado porque Kipchoge se benefició de unas condiciones que no existen en competición, pero el keniano se fue con la convicción de que podía batir el récord mundial este año en Berlín. La lluvia dio al traste con sus expectativas.