Jonathan Chesoo se impone en el maratón de Buenos Aires

Los kenianos se llevaron el uno, dos, tres del maratón realizado en Argentina, Chesso terminó en primer lugar con un tiempo de 2:12:24

Maratón de Buenos Aires
Maratón de Buenos Aires (Tomada de Twitter @bamaraton)

BUENOS AIRES, Argentina

El keniano Jonathan Chesoo se impuso hoy con claridad en la maratón de Buenos Aires y logró firmar un tiempo de 2:12:24, en una prueba que tuvo un podio que también completaron sus compatriotas.

En segundo lugar terminó la 31ª edición de esta carrera el también keniano Julius Muriuki Wahome, con 2:12:45, seguido en tercera posición por Daniel Rono, con un registro de 2:14:09.

Chesoo, de 27 años, marcó su mejor marca del año y su tercera histórica, tan sólo superada por sus presentaciones en 2010 y 2011 en Dublín donde tuvo su mejor crono de 2:10:27 en la primera presentación.

El primer atleta argentino en cruzar la línea de meta fue Luis Molina, de 27 años, quien finalizó cuarto lugar con un tiempo de 2:15:24, que le permitió lograr la marca para clasificara los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro del año próximo.

En la categoría femenina tampoco hubo sorpresas y se impuso la etíope Abeba Gebreme, con un tiempo de 2:30:31, la mejor marca histórica de la prueba, seguida por la keniata Beatrice Toroitich, a un segundo, y la brasilera Rosangela Farias, con un registro de 2:38:40.

La carrera transcurrió sin incidentes en una mañana nublada y algo fría, con máximas de 8 grados en la capital argentina, con un total de más de 11.225 atletas de 55 países en el registro de inscripción.

Esta nueva edición superó la marca de corredores de los últimos años: en 2011 hubo 7.225; en 2012, 8.135; en 2013, más de 9.100 y en 2014, 10.335.

"La maratón de Buenos Aires es considerada como una de las citas de mayor importancia en América. Está considerada como una de las mejores 15 pruebas del planeta y eso se nota en el crecimiento del número de atletas año tras año", enfatizó Mario Petrucci, presidente de la Asociación Civil Carreras y Maratones Ñandú, en la línea de llegada.

La prueba recorrió lugares emblemáticos y simbólicos de Buenos Aires, como el barrio porteño de Palermo, el Obelisco, la Plaza de Mayo, el Cabildo, el estadio la Bombonera y el moderno Puerto Madero.