Los kenianos dominan el Maratón de París

Cyprian Kotut ganó este domingo en la categoría varonil; mientras que su compatriota Visiline Jepkesho la prueba femenina en la 40a. edición del Maratón de París

PARÍS, Francia

El keniano Cyprian Kotut ganó este domingo en la categoría masculina y su compatriota Visiline Jepkesho la prueba femenina la 40ª edición del Maratón de París que se celebró bajo fuertes medidas de seguridad por el riesgo de atentados.

Kotut, de 24 años, que a principios de marzo ya había ganado la media maratón en la capital francesa, terminó con un tiempo de 2 horas 07 minutos y 10 segundos, aunque no logró superar el récord batido hace dos años en esta prueba por el etíope Kenenisa Bekele.

La prueba se inició lenta y Kotut, que corría el segundo maratón de su carrera, fue el más hábil y completó una carrera inteligente.

"No sabía muy bien si debía acelerar o no porque todavía no conozco bien el formato de carrera. Simplemente quería batir mi récord personal (2:08:55 en Milán el año pasado)", declaró el campeón, sonriente y comunicativo en un inglés perfecto.

Con una aceleración a falta de tres kilómetros para la meta dejó atrás a sus compatriotas Laban Korir (2h07:27) y Stephen Chemlany (2h07:35) quedaron respectivamente en segundo y tercero lugar.

"Había gente muy fuerte y no esperaba estar tan arriba. Para el futuro espero correr en 2 horas 4 minutos y, para 2016, veré si entro en el equipo de Kenia de los Juegos Olímpicos", confesó el ganador del día.

En la prueba femenina, donde se esperaba un claro dominio etíope, la keniana Jepkesho, tercera en esta misma prueba hace un año, dio la sorpresa y en esta ocasión se impuso con un tiempo de 2h25:52.

El récord femenino de maratón lo ostenta desde 2013 la etíope Boru Tadese (2:21:04).

Este domingo, tras Jepkesho llegaron las etíopes Gulume Chala (2h26:14) y Dinknesh Tefera (2:28:12), segunda y tercera respectivamente.

Los organizadores anunciaron que de los 57.000 inscritos unos 46.200 recogieron su dorsal.

Mientras que la policía y los organizadores habían reforzado la seguridad, el dispositivo no impidió de ninguna manera el buen desarrollo y el ambiente festivo de la prueba.

A primera hora de la mañana los participantes hacían calentamientos con abrigos, mantas isotérmicas o plásticos para protegerse del frío. Algunos llevaban banderas de Grecia o Portugal, en una prueba en la que están representadas 160 nacionalidades distintas.

Otros se hacían fotos con el Arco de Triunfo de fondo junto a un grupo de bomberos, que también se preparaba para participar. Cerca del Arco había estacionados varios coches de policía y de los bomberos.

También se oyeron grupos de música que recorrieron parte del itinerario del maratón, que va desde el bosque de Boulogne, en el oeste, hasta el de Vincennes, en el este.

Siguiendo la tradición, algunos participantes llegaron disfrazados, uno de Marilyn Monroe, con un vestido blanco escotado y una peluca rubia, y otro de Superman con orejas de conejo.