Una nueva historia

Alejandra Orozco cumplió el sueño de ganar una medalla olímpica a los 15 años, pero lo dejó atrás y se concentra en escribir otro capítulo exitoso en Río de Janeiro

CIUDAD DE MÉXICO

A los 19 años de edad, Alejandra Orozco no solo vivirá su segunda experiencia en unos Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, sino que caminará por la Villa Olímpica como uno de los atletas que ya sabe lo que es ganar una medalla en la máxima justa del deporte amateur.

A los 15, la tapatía se llevó el bronce en la plataforma de 10 metros sincronizados junto a Paola Espinosa, para convertirse en la mexicana de menor edad en ganar una presea en los Juegos, un recuerdo que ahora le sirve como motivación de cara a la justa en Sudamérica.

"Estoy muy feliz de volver a compartir esta experiencia con ella (Paola), y motivada para tratar de repetir o mejorar lo de hace cuatro años, pero también para disfrutar", señaló en entrevista con La Afición.

Para una joven de su edad calificar a unos Olímpicos es conquistar un sueño a temprana edad, pero con el antecedente de Londres 2012 el proceso de cara a Río ha sido diferente, al tener los focos encima.

"He vivido este proceso muy feliz, fueron cuatro años muy largos, complicados, de mucho aprendizaje, pero siempre he estado unida con Paola, hemos cumplido nuestras metas, tanto en lo individual como en los sincronizados, y que estemos cerca de Olímpicos para mí es como repetir la historia de hace cuatro años",explicó.

“Fueron cuatro años muy largos para mí, pero aprendí mucho, disfruté y me siento más madura”

A pesar de conseguir el éxito muy temprano, Alejandra ya ha dejado atrás lo sucedido en Londres 2012, se ha concentrado en repetir y mejorar el camino, para que en Río de Janeiro pueda acercarse a algo similar.

"He tenido muchos cambios, tanto físicos como mentales, también profesionales, fueron cuatro años muy largos para mí, pero aprendí mucho, disfruté y me siento más madura, confío mucho en mí, en Paola y en la gente que me apoya, es algo que me llena para seguir dando lo mejor, para levantarme cada día y decir 'sé que puedo'; lo que pasó hace cuatro años es lo mejor de mi vida, pero ahora es punto y aparte".

SIN PRESIONES POR LA MEDALLA

Sin embargo, Orozco llega en una situación diferente, de la novedad de una representante de 15 años en el deporte que más éxitos ha dado al país en épocas recientes, a llegar a Río como una medallista olímpica con varios procesos por delante para aumentar la cosecha, pero para la tapatía no hay una carga mayor sobre sus hombros.

"No hay presión, todo puede pasar, el nivel sigue subiendo, tanto en nosotros como en los demás países, son cuatro años en los que cambiaron muchas cosas en todos los sentidos, personales y en el deporte, es esperar e intentar lo que has entrenado, estamos muy felices, queremos dar lo mejor de nosotras y que pase lo que tenga que pasar".

Pero más allá de competir con el respaldo de una doble medallista olímpica como Paola Espinosa, Ale también será su rival, al conseguir la clasificación en plataforma individual de 10 metros, lo que le añade condimento a su segunda experiencia de este tipo.

"Estoy muy feliz en esa parte, porque hace cuatro años me quedé fuera, son mis primeros Juegos en prueba individual, es una nueva experiencia, una competencia en la que sé lo que tengo para dar, en estos años he tratado de mejorar y cada año he cumplido con mis sueños".

“Para mí es como repetir la historia de hace cuatro años y con ella (Paola) me motiva día a día”

 

El objetivo para Orozco más allá del resultado es volver a ser feliz y divertirse en este evento, en el que pocos tienen la posibilidad de competir, y aún menos de hacerlo por segunda vez apenas a los 19 años.

"El principal objetivo es disfrutarlo mucho, son mis segundos Juegos y a mi corta edad, quiero disfrutarlos, dar lo mejor de mí, soñar, volver a tener las metas de hace cuatro años, como lo hago cada día, llegar y decir 'es por lo que he entrenado', es lo que hago todos los días y voy a dar lo mejor de mí".