Un boleto que no es casualidad

La histórica calificación del voleibol de sala a Río 2016 es fruto de años de esfuerzo y dedicación, así lo asegura Jorge Quiñones, experimentado jugador del conjunto tricolor

Jorge Quiñones
Jorge Quiñones (Cortesía Code Gto)

Ciudad de México

México 68 fue la última y única aparición del voleibol de sala mexicano en unos Juegos Olímpicos, hoy 48 años más tarde, el equipo nacional tiene la oportunidad de volver a competir en la justa y todo gracias a un proceso que empezó varios años atrás.

Para Jorge Quiñones, uno de los jugadores más experimentados, "los resultados en el deporte no se dan de la noche a la mañana", y el conjunto de voleibol varonil es el claro ejemplo de lo anterior, pues todo inició el 2010 en Italia y concluirá los próximos días en Brasil.

¿Cómo fue el proceso para calificar a Río?

"Hace ocho años este grupo empezó a dar de qué hablar, rompimos un ayuno de muchos años sin participaciones en competencias internacionales, entonces en el 2010 dimos ese primer paso al calificar al Mundial de Italia. En el inter participamos en Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos con buenos resultados y después ratificamos ese lugar en campeonatos mundiales teniendo presencia en el Mundial de Polonia 2014".

Particularmente para los Juegos Olímpicos, participamos en la primera fase del preolímpico en Canadá, ahí terminamos en tercer lugar y con ese tercer lugar calificamos al repechaje final y tuvimos la fortuna de que fuera en la Ciudad de México".

A lo largo de dicho proceso varios jugadores han ido y venido, pero al final se mantiene un cuadro base que combina la experiencia con la juventud: "hay una base sumamente joven que está entre los 21 y 23 años, otra que está entre los 27 y los 30 y otra que estamos entre los 32 y 35 años así se compone el equipo, pero de esta base las últimas dos generaciones somos los que tenemos cumpliendo este proceso desde Italia hasta la fecha".

¿Existe un apoyo al Voleibol en México?

"El apoyo viene en México cuando ya tienes un resultado como éste, pero previo a eso no me gustaría hablar del apoyo como tal porque no existe. Han sido esfuerzos de personas y de instituciones para poder consolidar este sueño, pero mis compañeros y yo hemos sido unos apasionados del deporte que hemos representado a nuestro país de la mejor manera y nunca lo hemos hecho por los beneficios que pueda dejarnos".

¿Cómo está siendo su preparación para Río?

"Estuvimos entrenando cada fin de semana, nos desplazábamos a la ciudad de Monterrey para entrenar todos juntos como equipo y en la semana cada quien hacia sus rutinas físicas.

De finales de mayo para acá hemos estado juntos, ahorita ya estamos en la ciudad de Monterrey entrenando, estaremos aquí 12 días más y después empezaremos una gira de preparación en México contra el equipo cubano que va venir a jugar unos partidos de preparación ya para apuntalar nuestra salida a Brasil."

¿Cuáles son sus expectativas?

"Nuestra expectativa es grande, es el máximo reto de nuestra carrera deportiva, es un sueño para todos nosotros tener la oportunidad de jugar y compartir la cancha con los mejores del mundo y nosotros nos hemos ganado ese boleto a pulso dentro de la cancha, lo cual nos dice que podemos jugar al tú por tú contra cualquier equipo.

Hay que estar con los pies en la tierra saber que es nuestra primera participación olímpica, a lo largo de estos años un equipo incómodo a nivel internacional, lo hemos demostrado en los campeonatos mundiales y queremos disfrutar al máximo de esta experiencia dejando el nombre de México muy alto."

Consciente de la dificultad que tendrán en Río, Quiñones tiene clara una cosa: "salir con la cara en alto y crear un precedente, queremos que esto sea el debut olímpico y que dentro de cuatro años vuelva a haber voleibol".