Grupo leal al Estado Islámico amenaza Río 2016

Un conjunto brasileño con nombre Ansar al-Khilafah está dispuesto a atentar durante los Juegos Olímpicos

Habrá seguridad máxima en Río 2016
Habrá seguridad máxima en Río 2016 (EFE )

BUENOS AIRES, Argentina

Cuando faltan dos semanas para el inicio de los Juegos Olímpicos de Río 2016, un grupo yihadista llamado Ansar al-Khilafah advirtió que sus miembros "están dispuestos a convertirse en mártires" y declaró su apoyo al grupo iraquí Estado Islámico (EI) o Daesh, primera proclama de lealtad de una organización latinoamericana a los terroristas que buscan crear un califato en Siria e Irak.

"Si la policía francesa no pudo detener los ataques en Francia, la formación impartida a la policía brasileña tampoco alcanzará"; además, sus miembros "están dispuestos a sacrificarse para convertirse en mártires".

Las proclamas se conocieron a través de la organización SITE (Search for International Terrorist Entities), una ONG norteamericana especializada en el seguimiento de las acciones de grupos terroristas en internet.

En su cuenta de Twitter, Rita Katz, fundadora de SITE, expresó su inquietud por el manifiesto de Ansar al-Khilafah Brasil. "Es preocupante que los canales del grupo EI en lenguas occidentales (inglés, portugués, español, alemán, etc.) han mostrado un aumento drástico en la actividad", escribió Katz

Las amenazas llegan tras un informe del diario The New Indian Express, que precisa que los policías brasileños habían participado en un curso de capacitación de dos semanas con los agentes del RAID (siglas francesas de Búsqueda, Asistencia, Intervención, Disuasión).

Esto se produce días después de que la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) informara que el EI transmite en una aplicación de internet mensajes extremistas en portugués.

Las autoridades brasileñas ya admitieron que, atentados realizados por el EI en países europeos como Francia y Bélgica, y el "aumento del número de brasileños que comparten la ideología del EI", son factores que incrementan la posibilidad de que el país sudamericano sea blanco de atentados de este grupo terrorista.

Por tanto, y tras las amenazas que lanzó un integrante francés del Daesh para perpetrar un golpe en Brasil a mediados de abril, el país elevó la alerta para evitar un posible ataque durante los Juegos.

Según medios brasileños, al menos cuatro personas vieron rechazadas sus acreditaciones luego de que el Centro Integrado de Antiterrorismo (CIANT) para los JO detectara sus lazos con actividades terroristas.

Los cuatro sospechosos son parte de una lista de 40 personas cuyas credenciales habrían sido denegadas por el Comité Organizador de los Juegos tras recibir alertas emitidas por agencias de inteligencia de otros países.