Gabriela López, su mejor drive

Después de haber jugado como amateur durante un largo tiempo, la golfista decidió el año pasado ser profesional y en tan solo seis meses ha logrado la tarjeta LPGA y calificar a JO

Gabriela López
Gabriela López (Santiago Chaparro )

Ciudad de México

En diciembre del 2015 Gabriela López decidió dar el paso para pertenecer al sector profesional, un movimiento muy importante que muy pronto resultó uno de los mejores tiros en su carrera deportiva, ya que se ubicó dentro del Top 100 del mundo y así obtuvo un boleto a los Juegos Olímpicos de Río 2016.

La atleta comenzó a practicar este deporte a los cinco años y en el 2009, cuando tenía 15, se dio cuenta que la disciplina fue incluida en el programa oficial de los Juegos de Río. Aun así, en ese momento sentía que era imposible lograr el boleto a esa justa. Sin embargo, después de siete años de trabajo, la capitalina se acercó al objetivo al tener un buen camino como amateur, donde recientemente, en el 2015, fue la segunda mejor jugadora del campeonato de la NCAA , representando a la Universidad de Arkansas, en Estados Unidos, teniendo como mejor ubicación en el ranking mundial el octavo sitio.

Como jugadora profesional, López ha jugado en 17 torneos de la LPGA, teniendo como mejor resultado el sitio 11 en el Volvik Championship y en el US Open. Ahora para Río de Janeiro, la atleta busca tener una destacada actuación.

¿Cuál es tu sentir tras lograr esta clasificación?

Es una oportunidad extraordinaria representar a México otra vez pero ahora en unos Juegos Olímpicos. Creo que la LPGA me ha preparado bien para este siguiente reto, ya que ha sacado lo mejor de mi golf para así competir con los mejores en este deporte. Todas las semanas que he estado en el circuito profesional me sirvieron para contar una gran preparación rumbo a Río de Janeiro y así estoy en la mejor posición para traerme la medalla. Es un honor y un orgullo clasificar a Olímpicos y esa es la razón por la cual me hice profesional en diciembre.

El hecho de conseguir una meta más en mi carrera deportiva dice mucho de las ganas que tengo de hacer historia en México y en el mundo.

¿En qué momento decidiste incursionar en el ámbito profesional?

Era amateur y estaba clasificada dentro del ranking olímpico, pero ubicada en el lugar 54. Sabía que para poder asegurar mi lugar en los Juegos Olímpicos necesitaba jugar torneos profesionales y obtener puntos en el ranking y hoy por hoy he jugado bien la LPGA, lo cual me ha llevado a ubicarme en el sitio 98 del mundo después de que en diciembre del 2015 estaba en el 436.

Por si fuera poco conseguí la clasificación a los Juegos Olímpicos al colocarme en el sitio 32 de las 60 que van. Cuando se dio la noticia de que el deporte sería olímpico sentía que sería imposible asistir, veía que estaba muy lejos de mis posibilidades al pensar que era solo para profesionales. Sin embargo, gracias al trabajo en equipo, junto con mi profesor Horacio Morales, y el apoyo de mi familia y psicólogo, he llegado a cumplir estas metas.

¿Qué expectativa tienes para Río?

La meta es traer la medalla de oro y me encantaría unirme a los atletas mexicanos que han logrado presea como Fernando Platas y Paola Espinosa, por lo tanto, voy a dar lo mejor y si eso es suficiente creo que vamos a lograr un muy buen resultado.

Cada torneo doy el cien por ciento y sea el lugar que obtenga será bueno porque me preparo todas las semanas para ganar, por lo que si se da el resultado esperado que bueno, si no, habrá más torneos.

¿Por qué decidiste practicar el golf?

Empecé a jugar cuanto tenía cinco años y fue por mi papá, él fue el que me enseñó este deporte, además toda mi familia lo juega, entonces fue como una diversión porque mis papás nunca me forzaron a practicarlo. Por lo tanto le tomé mucho cariño porque era ir los fines de semana con mi papá a jugar y a manejar el carrito.

En ese entonces practicaba gimnasia, natación y tenis. Al final dejé todo ello y me decidí por el golf y después obtuve una beca en Estados Unidos para jugar con el equipo de la Universidad de Arkansas, pero en diciembre lo dejé para hacerme profesional y buscar el pase a Río.

Al mismo tiempo, en estos seis meses acabé la escuela en línea, me gradué en mayo y así ya tengo mi tarjeta y el título de mi carrera.

¿Crees que haya un cambio en el golf, ya que es una disciplina que parece ser elitista?

Ya que el golf es un deporte olímpico cambiará la perspectiva de muchas personas, y podremos inspirar a que los niños puedan soñar en jugar unos Juegos Olímpicos. No se necesita ser elitista para encontrar talento ya que hay muchos jóvenes afuera a los que no los conocemos porque no hay muchas oportunidades en el golf.

En Estados Unidos las hay y es el mejor nivel en el sector amateur, por eso me fui a ese país.