Firme actuación de Llaguno, Aguilar, e Ibelles

Los novilleros Juan Pedro Llaguno, Miguel Aguilar, y Sebastián Ibelles destacaron en el Primer Duelo de Triunfadores de "Soñadores de Gloria"

Juan Pedro Llaguno
Juan Pedro Llaguno (Cortesía)

Ciudad de México

En el Primer Duelo de Triunfadores de “Soñadores de Gloria”, los tres novilleros actuantes, Juan Pedro Llaguno, Miguel Aguilar, y Sebastián Ibelles, tuvieron firmes actuaciones con los ejemplares que en suerte les correspondieron de la ganadería de Jorge de Haro. La tercia plasmó momentos de mucha calidad, sin embargo, las fallas con la espada impidieron cortar los trofeos.

El festejo lo abrió el queretano Juan Pedro Llaguno con “Apapacho”, de 400 kilos, con el que tuvo un buen saludo capotero al dibujarse con cadencia por verónicas, para después dejar un valeroso que replicó el novillero hidrocálido Miguel Aguilar, al que dio pronta respuesta el primer espada.

Llaguno tuvo una faena de voluntad, esfuerzo y buenos momentos, sobre todo por el pitón derecho. El joven estuvo certero con la espada, y a pesar de que se tuvo petición de oreja, esta no fue concedida, quedando todo en una meritoria salida al tercio.

A su segundo, de nombre “Viene-Viene”, Juan Pedro Llaguno lo saludó a porta gayola, llevándose una fuerte voltereta de la que se repuso con prontitud, para continuar con mucha emoción al dibujarse con verónicas, destacando en el remato al soltar la punta. Con la muleta toreó con verdad y oficio por ambos lados, solventando su actuación cuando corrió la mano con la diestra, lado por el que continúo hasta el final de su voluntarioso trasteo donde destacó un cambió de mano deletreado. Al final de su actuación saludó con fuerza en el tercio donde recogió la ovación.

Miguel Aguilar volvió a caer de pie a su paso por la Plaza México, esta vez, con su primero, “Barajero”, dejó trazos de valor, clase, y temple. Llevó al novillo de Jorge de Haro con ritmo, y cadencia, dejando ver que posee un toque de toreo clásico y artístico. Buenos momentos continuó plasmando, aprovechando la calidad del ejemplar que le correspondió en suerte. Estocada trasera y tendida que no fue suficiente para pasaportar al novillo, por lo que hizo uso de la espada corta.

Escuchó un aviso y las palmas del público que le reconoció su labor.

El segundo de su lote”, llevó por nombre “Comesolo”, también del hierro titular de Jorge de Haro, un novillo de pocas opciones con el que estuvo firme y con ideas claras, mostrándose muy por encima. Esta faena la brindó al matador de toros Mario Zulaica, Gerente Taurino de Tauro Plaza México; Aguilar en todo momento estuvo esforzado y buscando robar los muletazos, siempre con cabeza fría y solvencia. Mató al segundo viaje para retirarse entre palmas.

El novillero Sebastián Ibelles, también se ratificó en este, su segundo paseíllo en el Coso de Insurgentes donde dejó un grato sabor de boca. Con el tercero del festejo y primero de su lote, “Inmigrante”, de nombre, el mexiquense tuvo calidad con el capote y muleta, con trazos de mucho temple, corriendo la mano con series ligadas por el pitón derecho. El novillo también tuvo claridad por el izquierdo, por lo que Ibelles también supo templar por naturales acompasados. Con firmes manoletinas concluyó su asentada labor que no coronó con la espada, por lo que recibió dos avisos, para después escuchar palmas. Con su segundo, que llevó por nombre “Parlero”, pocas han sido las opciones para Ibelles, que en todo momento se mostró muy por encima del juego del novillo procedente del hierro de Jorge de Haro. Robó muletazos, pero con valor sereno, resolviendo con facilidad y aptitudes. En la suerte suprema tuvo fallas; tras dos avisos se retiró con palmas.