Fidel Castro, el motor de una potente Cuba deportiva

El padre de la Revolución Cubana gestó una lucha no solo con armas, discursos y entrevistas, sembró la idea de la disciplina a partir del deporte

Ciudad de México

Fidel Castro, quien falleció a los 90 años de edad, se mantuvo en el poder en Cuba 49 años y 55 días marcados, entre otros hitos, por el enfrentamiento con Estados Unidos, su alianza con la URSS, la crisis económica en que se hundió la isla tras caer ese bloque y, claro, el impulso al deporte, liderazgo que llevó a la isla a convertirse en potencia en varias disciplinas.

TE RECOMENDAMOS: Murió Fidel Castro a los 90 años.

El último líder revolucionario del siglo XX llevó de la mano el desarrollo deportivo con la promoción cultural y artística, bajo un simple precepto: con la revolución, todo; contra ella, nada. Para Fidel, había que construir el espíritu de la disciplina desde la educación básica, trabajo físico en la escuela para "cultivar" músculo y "formar carácter".

Para sus acólitos incondicionales, Fidel no sólo fue quien liberó a Cuba de la sangrienta dictadura del general Fulgencio Batista, sino que también conquistó para la antigua colonia española la "segunda independencia"; puso en el mapa del mundo a la pequeña nación como fuerza competitiva y médica, y como uno de los países líderes del llamado Tercer Mundo.

Y ese Tercer Mundo escaló a los primeros planos en los Juegos Olímpicos, escaparte principal al que entregó 72 medallas de oro, 65 de plata y 71 de bronce (preseas desde el reconocimiento en 1954 del Comité Olímpico Nacional por parte del COI).

En Barcelona 1992 se consagró el olimpismo cubano con sus 14 de oros, 6 platas y 11 bronces, quinto histórico lugar en el medallero de la magna justa en suelo ibérico.

Y ni qué decir de su participación en Juegos Centroamericanos y Panamericanos, contienda donde en 1991 coronó su actuación precisamente en La Habana con sus 140 metales áureos; desde Cali 1971 (pasando por México, San Juan, Caracas; Indianápolis, Mar del Plata, Winnipeg, Santo Domingo; Río de Janeiro, Guadalajara y Toronto), la isla no ha dejado el segundo lugar del medallero.

"La Historia me absolverá", frase de Fidel en octubre de 1953, en el juicio por el asalto al Cuartel Moncada, palabras que, al menos en el deporte, ya saldó hasta el viernes 25 de noviembre de 2016, día de su deceso.