Familias de asanas (Segunda parte)

Continuando con el tema de la clasificación de las posturas de yoga de acuerdo a su objetivo energético, los músculos que trabajan, -si se estiran, girano se contraen-, o si llevan el riego sanguíneo hacia arriba o hacia abajo del cuerpo, aquí les dejamos la segunda parte de las familias de asanas

Continuando con el tema de la clasificación de las posturas de yoga deacuerdo a su objetivo energético, los músculos que trabajan, --si se estiran, girano se contraen--,  o si llevan el riegosanguíneo hacia arriba o hacia abajo del cuerpo, aquí les dejamos la segundaparte de las familias de asanas.

Familia de asanas
Familia de asanas (Especial )

Ciudad de México

Flexiones hacia Adelante

Son posturas en donde se aprovecha la fuerza de gravedad para la extensión de los tendones y músculos de la espalda baja e isquiotibiales. Esto además crea espacio intervertebral, lo que libera tensión acumulada, teniendo un efecto positivo en todo el cuerpo, especialmente a nivel cerebral. A nivel psicológico, en las asanas de flexión hacia adelante se cierra el pecho y el cuerpo, dejando de mirar al mundo exterior para contemplar el Universo interno.


Flexiones hacia Atrás

Cuando la columna se flexiona hacia atrás, "el pecho se expande, se estimula la inhalación y el cuerpo se abre hacia el mundo". La dificultad para realizar estas asanas puede relacionarse con los miedos más básicos, con las emociones encubiertas. Es por eso que practicarlas puede tener un efecto profundo y sanador. A nivel físico estimulan el sistema nervioso, fortalecen brazos, hombros, músculos abdominales y aumentan la flexibilidad de la columna vertebral.


Flexiones Laterales

Con esta serie de posturas se estimulan y masajean los órganos principales, como el hígado, los riñones, el estómago y el bazo. Los músculos laterales del cuerpo, como los intercostales, se estiran y se fortalecen con lo que se liberan contracturas de las cervicales y se flexibiliza la columna. Son excelentes para la gente que pasa mucho tiempo sentada, brindando alivio a los músculos que han estado contraídos durante mucho tiempo.


Torsiones

Aumentan el rango de movimiento y la flexibilidad de la columna vertebral y caderas, aliviando dolores de espalda, dolores de cabeza y rigidez en cuello y hombros. Este grupo de posturas también purifica y estimula los órganos abdominales, por lo tanto ayuda a la digestión y alivia el estreñimiento.

Desde una perspectiva yóguica, tienen un intenso efecto energizante, porque concentran el flujo de la energía pránica hacia la región abdominal, estimulando el chakra del ombligo, conectado con la fuerza de voluntad.


Inversiones

Las posturas invertidas revierten la gravedad, con lo que la sangre fresca fluye a la cabeza y al corazón con la consecuente revitalización de la mente y el cuerpo. Estas posturas devuelven el tono de los órganos internos y el sistema glandular, estimulan la función cerebral y mejoran la circulación.

En las asanas invertidas los pies se elevan sobre la cabeza y las toxinas que pueden haber estado acumuladas allí se liberan, siendo eliminadas por el torrente sanguíneo. Al recibir la cabeza una mayor cantidad de sangre, se crean las condiciones propicias para una mejor nutrición de los tejidos cerebrales. Esto optimiza el funcionamiento de las glándulas pituitaria y pineal –a partir de la cual se cree que ocurre el fenómeno de la iluminación--, incrementando la actividad del sistema endócrino. La respiración se vuelve más lenta y profunda, maximizando la expulsión de dióxido de carbono.

A nivel mental, estas asanas brindan una perspectiva distinta que puede ayudar a crear nuevas ideas. Los yoguis las usan para mejorar su proceso meditativo, explorando niveles más profundos de la mente.


Posturas de Equilibrio

El centro nervioso que coordina el equilibrio del cuerpo es el cerebelo, de acuerdo al portal de Academia Samhita: "Si solo realizamos actividades rutinarias y cotidianas, este órgano no tendrá muchas posibilidades de estimulación y entrenamiento. Para evitar esto, las asanas de equilibrio lo activan, beneficiando al mismo tiempo el resto del sistema nervioso". También ayudan a desarrollar el control corporal, el tono muscular, la coordinación y la concentración.

La posturas de equilibrio desarrollan la estabilidad emocional y mantienen al practicante presente en el aquí y en el ahora, a la vez que desarrollan un mayor contacto con uno mismo. Para mantener el equilibrio durante estas posturas, que son mayormente de permanencia, se utilizan tres sentidos: La vista, la sensorialidad (tacto) y el oído (su laberinto interno). De esta forma se desarrolla la concentración y se alcanza un balance físico, mental, emocional e incluso energético.


Posturas de Descanso

Estas posiciones se utilizan, como su nombre lo indica, para descansar, ya sea entre otras asanas o para terminar la práctica, enfriar el cuerpo y restaurar la energía como en el caso de Savasana, la postura del Muerto. Las posturas incluidas en este grupo pueden parecer fáciles, pero practicarlas de una forma adecuada puede no serlo tanto, dada la dificultad de soltar no sólo la tensión acumulada en el cuerpo sino en la mente, que permite integrar los aprendizajes de la práctica en la conciencia.


Con información de indigoblueyoga.es, indiamagica.com, academiasamhita.weebly.com