El legado del Enmascarado de Plata

A 99 años del natalicio de Rodolfo Guzmán Huerta El Santo, su legado sigue vigente en la lucha libre mexicana y mundial; destacan diversas películas de culto y la tercera generación de luchadores con su nombre.

El legendario Enmascarado de Plata
El legendario Enmascarado de Plata (Tomada de Twitter @ElHijodelSanto)

Ciudad de México

Tulancingo, Hidalgo, vio nacer a la más grande gloria de la lucha libre mexicana hace casi un siglo, por lo que los festejos para recordar al legendario gladiador han comenzado.

Hoy, en el que hubiera sido su cumpleaños 99 recordamos el legado del profesor Rodolfo Guzmán Huerta, mejor conocido como "El Santo".

Un héroe de acción

Luego de probar suerte con diversos nombres, incluso de perder la máscara como el Murciélago II, en el año 1942, Jesús Lomelí, entrenador del luchador formó un equipo de gladiadores con tapas brillantes y propuso a Rodolfo tres nombres: El Santo, El Diablo y El Ángel.

Un 26 de abril de aquel año usó por vez primera el traje plateado como rudo, situación que no le favoreció por lo que más tarde dio el salto al bando del bien.

Fue justo en los años cincuenta cuando su influencia en la cultura popular llegó a escalas insospechadas.

En 1952, Rodolfo Guzmán fue el primer personaje luchador en las historietas nacionales, pues José Guadalupe Cruz comenzó a editar la tira cómica conocida como "Santo, el Enmascarado de Plata"; sin embargo, ésta fue publicada hasta los años ochenta.

Al final de la década de los cincuenta, fue invitado por Fernando Osés a participar en películas sin dejar de lado la carrera como luchador, y en 1958 se estrenaron las primeras dos de 52 películas protagonizadas por El Santo: "Santo contra el Cerebro del Mal" y "Santo contra los Hombres Infernales".

Una rivalidad inconclusa

El Santo fue uno de los dos mejores gladiadores de su época, por lo que una rivalidad entre ellos sería más que inminente; sin embargo, el ansiado duelo de máscaras contra Blue Demon jamás llegó.

"Mi padre era más técnico, si ese duelo se hubiera llevado a cabo seguramente la máscara del Santo estaría en nuestras vitrinas", alguna vez aseguró Blue Demon Jr. en una entrevista, calentando los ánimos en una posible rivalidad con El hijo del Santo.

Los hijos de las leyendas heredaron la rivalidad, pero la lucha sigue sin llevarse a cabo, acusándose ambos gladiadores de que el contrario huye a firmar un contrato.

Sin embargo, aunque el duelo entre herederos llegue a darse, nunca se podrá saber si El Santo hubiera vencido al 'Manotas', pues ambos luchadores se encuentran en la arena celestial.

La tercera generación

El Hijo del Santo, dueño de los derechos del personaje de su padre ha destinado para él y su familia todo lo que tenga que ver con El Santo, por lo que hace varios años, cuando debutó Axel 'el nieto del Santo', éste se vio obligado a cambiar su nombre luchístico por Axel 'el heredero', mote que porta en las funciones en las que llega a presentarse.

Por su parte, el Hijo del Santo destinó el nombre de Santo Jr., para su vástago, que hace apenas unas semanas debutó en México contra Ángel Blanco y Rayman.

Los herederos de la 'Leyenda de plata' salieron con la mano en alto y lanzando retos. El Hijo del Santo festejará 35 años de carrera en un máscara contra máscara contra el Hijo de Rayo de Jalisco Jr., Rayman. En tanto, Santo Jr., retó máscara contra cabellera al Ángel Blanco Jr., intentando demostrar que la máscara plateada seguirá vigente y que aún pesa en el mundo del pancracio.

Festejo de cara a los 100 años

Fue el mismo Hijo del Santo quien develó todos los homenajes que llevará a cabo por los 99 años del natalicio de su padre, entre los que destacan el 'doodle' que Google le dedicó hoy y el boleto del Sistema Colectivo Metro de la Ciudad de México que hace unas semanas comenzó a circular.

Durante 365 días se esperan funciones de lucha libre dedicadas a El Santo, exposiciones culturales; una estación del Metro dedicada al gladiador, libros de fotografías, un alebrije gigante con la imagen de Rodolfo Guzmán y buscará crear la Gran Casa del Santo en la Ciudad de México.