El 'ehh puto' no es folclórico, tradicional ni inocente

En su libro, el doctor Héctor Miguel Salinas expone el machismo que existe en el futbol y asegura que el grito sí se usa para denigrar a los rivales; señala que su prioridad es hacer llegar este mensaje a la gente y que reflexione

Presentación del libro "¡Eeehhh puto!: violencia homofóbica en el futbol, espectáculo del siglo XXI", del doctor Héctor Miguel Salinas
Presentación del libro "¡Eeehhh puto!: violencia homofóbica en el futbol, espectáculo del siglo XXI", del doctor Héctor Miguel Salinas (Michel Cruz)

Ciudad de México

Aunque los aficionados defienden el grito de 'ehh puto' y dicen que no ofende a nadie, lo cierto es que la comunidad no heterosexual difiere con este pensamiento. Durante la presentación de su libro "¡Eeehhh puto!: violencia homofóbica en el futbol, espectáculo del siglo XXI", el doctor Héctor Miguel Salinas explica que el grito no tiene nada de representativo ni inocencia, ya que se usa para desprestigiar a los rivales y es una ofensa para la comunidad LGBT.

"El grito no puede considerarse folclore porque no es cultural y no representa nada de México como lo es la Guelaguetza, por ejemplo", explicó el doctor, quien en su obra detalla la violencia que se vive en el mundo del balompié hacia la diversidad sexual. "No se le puede considerar tradicional porque apenas lleva siete años desde que se popularizó. Y no se le puede llamar inofensivo porque el grito está hecho para denigrar. Un padre no llega a su casa y le dice 'puto' a su hijo", ejemplificó Salinas Hernández.

Sobre las críticas de las personas y las creencias de que busca agarrar fama a raíz de este problema, Héctor Miguel señala que no busca hacerse famoso, sino exponer los problemas que surgen con esta actitud de los aficionados. "Yo lo siento como un deber moral de alguien que ha estudiado en instituciones públicas y enseñar esto en instituciones publicas. Nosotros sufrimos mucha discriminación así como de violencia verbal y hasta física".

Por su parte, Miranda Salman, ex futbolista y defensora de los derechos de la comunidad LGBT, aseguró que, pese a las campañas de la Federación Mexicana de Futbol por convencer a los aficionados a dejar de emitirlo y así evitar alguna sanción por parte de la FIFA, "el grito ya se salió de sus manos, pues la afición ya se lo toma como un reto", en referencia a que el 'ehh puto' no cesa en los partidos del Tri. Cuando se le recomendó tomar una medida como asistir a un partido de la selección y expresarse en contra del grito en unidad, Salman se mostró entusiasmada y dijo que era una buena idea, pues "es un problema que nos concierne a todos".