Remo y canotaje podrían quedar fuera de Tokio 2020

Este martes, el panel encargado de los recortes para los próximos Juegos Olímpicos, propuso mover estas pruebas, además de hacer aun más ajustes al presupuesto del evento

Panel de ajuste para los Juegos Olímpicos de Tokio
Panel de ajuste para los Juegos Olímpicos de Tokio (AP)

Tokio, Japón

Las competencias de canotaje y remo de los Juegos Olímpicos de 2020 deben ser trasladados a un lugar a cientos de kilómetros de distancia en el norte de Japón o llevarse a cabo en una instalación temporal en Tokio, dijo el martes un panel del gobierno encargado de recortar gastos.

La recomendación ocurrió a la vez que funcionarios del COI, funcionarios del gobierno de Tokio y otras partes involucradas en la planificación se reunían para revisar los costos de la justa.

El panel ha dicho que el costo de los Juegos Olímpicos de Tokio podría superar los 30.000 millones de dólares, cuatros veces más del costo propuesto inicialmente, a menos que se hagan recortes drásticos.

En un informe final presentado a la gobernadora de Tokio Yuriko Koike, el panel dijo que otra opción es mantener el plan original en la instalación Sea Forest en la bahía de Tokio pero hallar la manera de recortar gastos.

El mes pasado, el panel tuvo la idea de trasladar las competencias de canotaje y remo a la instalación de Naganuma en la ciudad de Tome, a 400 kilómetros (250 millas) al norte de Tokio. Esto surgió después de que el costo proyectado de la instalación Sea Forest se disparara a casi 50.000 millones de yen (480 millones de dólares), siete veces el costo inicial calculado.

El martes, el panel de académicos y asesores financieros escogidos por Koike dijeron que el traslado a Naganuma sería la mejor solución que términos de costo. El presidente del panel Shinichi Ueyama dijo que la instalación Naganuma es la única alternativa realista fuera de la ciudad para el Sea Forest, teniendo en cuenta el tiempo que se necesita para la construcción adicional y otros preparativos.

La instalación reubicada requeriría hasta 20.000 millones de yen (190 millones de dólares) en costos de construcción para cumplir con los estándares del CIO.