Cuatrero gana la máscara de Ángel de Oro

En el "Homenaje a dos leyendas" el miembro de la 'Nueva generación dinamita' fue el vencedor en la función del Consejo Mundial de Lucha Libre

Cuatrero gana la máscara de Ángel de Oro
Cuatrero gana la máscara de Ángel de Oro (Tomada de Twitter @CMLL_OFICIAL)

Ciudad de México

Cuatrero fue el gran vencedor del "Homenaje a dos leyendas" del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), luego de vencer en tres caídas al Ángel de Oro, quien dio a conocer su identidad la noche del viernes en la Arena México.

Ángel de Oro tomó el micrófono y llamó a sus padres para dejar en claro que sabe perder y pagar, además de reconocer la victoria de su rival. Dijo que su nombre es Miguel Ángel Chávez Velasco, de Torreón, Coahuila, con 29 años de edad y 12 como profesional.

Un tope que fallo Ángel de Oro fue aprovechado por su rival, quien lo zarandeó abajo del ring, lo azotó donde pudo y lo vapuleó. Estuvo cerca de romperle la máscara y con "abrazo del oso invertido" lo rindió para llevarse la primera.

Niebla Roja, second de su hermano, trató de reanimarlo, pero el rudo lo impidió y siguió con su castigo a Ángel de Oro, que en un abrir y cerrar de ojos reaccionó y aplicó 'mecedora', la cual no funcionó pero la convirtió en "campana" para sacar la rendición a Cuatrero.

La afición se emocionó con las acciones en la caída definitiva, donde los dos se entregaron por completo en busca del triunfo y pusieron de pie a la gente, pero ninguno cedió ante los castigos. Huracarranas, topes y oportunidades de rendirse iban y venían, pero el apoyo era para el rudo.

Ángel de Oro estuvo a un segundo de la victoria al aplicar nuevamente la 'campana', pero antes de la rendición de su rival lo soltó; de inmediato Cuatrero reaccionó y lo castigó hasta aplicarle una brutal 'desnucadora' que fue definitiva para el triunfo del rudo.

Apoyado por su hermano Sansón en la esquina y por su padre Carmelo Reyes en la tribuna, el integrante de la 'Nueva generación Dinamita' logró el triunfo más importante de su carrera, seguro de que no será el último.