Triunfa Arturo Saldívar en Lerdo

Con un excelente ambiente y un gran cartel, los asistentes al Festival Taurino vivieron una tarde inmejorable donde la actuación del hidrocálido le valió dos orejas y un rabo.

Lerdo, Durango

El hidrocálido Arturo Saldívar fue el máximo triunfador del festival taurino desarrollado ante un gran ambiente y un lleno hasta la bandera, en la Plaza de Toros Alberto Balderas de Lerdo, donde el oriundo de Aguascalientes conquistó al público lagunero al cortar orejas y rabo.

Vino la parte más emotiva de la noche, el tercer toro de nombre "Duranguense", castaño de gran trapío y con 465 kilos de peso para Arturo Saldívar.

Un ambiente como nunca antes se había vivido en la Plaza del Romance, se tuvo este sábado con un festival que estuvo colmado de arte, valentía y buen toreo. Abrió plaza la primera figura nacional, Eulalio López "Zotoluco", quien lidió a un astado de 435 kilos, recibiéndolo con tanda de verónicas al son de la Banda Número 2 del Estado de Durango.

Con muleta, derechazos rematados con molinete ante un astado rajado al cual a base de consentirlo logró sacar la faena en las tablas con clima fresco y extraordinario. Su estocada fue de tres cuartos algo caída para recibir una oreja por parte de la autoridad.

Tocó el turno al de Aguascalientes, Juan Pablo Sánchez, quien entró en el festival en lugar de Octavio García "El Payo". El diestro se enfrentó a "Taurino" de 430 kilos. Inició su faena por derecha, pero el astado iba mejor por izquierda.

Muy voluntarioso le sacó todo el jugo que pudo al toro, lo que le valió el aplauso desde el tendido, rematando con gran estocada bien colocada en todo lo alto. El juez José Luis Orozco le dio una oreja, y al escuchar fuerte petición, le dio una más.

Vino la parte más emotiva de la noche, el tercer toro de nombre "Duranguense", castaño de gran trapío y con 465 kilos de peso para Arturo Saldívar. Con capote tandas de verónicas y algo inusual, pidió el caballo y la puya para picar el mismo al toro, desde ahí comenzó a ganarse al respetable.

Banderilló un par de excelsa manufactura, invitando al matador de toros en retiro, Arturo Gilio Handam a poner un par. Con muleta derechazos de rodillas, faena muy emotiva. Derechazos naturales con cadencia y temple, el astado conforme pasaba el tiempo, no perdía fuerza, el público pedía siguiera.

La banda tocaba las mañanitas en honor a Saldívar, quien este sábado cumplió años. Siguió con manoletinas y derechazos, al final hizo caso omiso del público y decidió matar, dando una gran estocada en todo lo alto para llevarse una gran ovación y el reconocimiento de la autoridad que lo premió con rabo y orejas.

Tocó el turno a Diego Silveti, el torero de dinastía. Lidió a "Lerdense" de 435 kilos, al cual recibió con un lucido quite combinado. Péndulos con muleta, el astado trató de embestirlo en par de ocasiones. Tandas de manoletinas viendo al tendido, lo mejor de la faena, la culminación, una estocada en todo lo alto que le valió 2 orejas.

Gilio II llegó a este festejo con la motivación al 100 por ciento y eso se reflejó en su trabajo en el ruedo, donde sacó buenos pases a un ejemplar falto de casta.

Tocó el turno al novillero lagunero, Jesús "Güerito" Sotomayor, quien lució con el capote y banderillas, faena derechista, derechazos en todo lo alto, muy buena y variada su faena, lamentablemente pinchó en tres ocasiones, ató al cuarto intento para escuchar palmas.

Cerró plaza Arturo Gilio II con "Para Siempre" de 340 kilos, novillo castaño débil de ramos delanteros, al cual le sacó todo el jugo posible.

Gilio llegó a este festejo con la motivación al 100 por ciento y eso se reflejó en su trabajo en el ruedo, donde sacó buenos pases a un ejemplar falto de casta, que sin embargo le sacó un susto al embestirlo y cogerlo de la pierna derecha, pero afortunadamente solo le desgarró el traje corto. Su estocada fue de lo mejor, al primero intento el astado cayó para llevarse par de apéndices