Alfredo Castillo llegó a "un barco hundido": Carlos Herrera

Para el atleta olímpico mexicano en Río 2016, el titular de la Conade no es el responsable de los resultados obtenidos de la delegación 

El corredor dio una vuelta para saludar a los aficionados.
El corredor dio una vuelta para saludar a los aficionados. (Imago7)

LEÓN, Guanajuato

El titular de la Conade, Alfredo Castillo, puso su renuncia sobre la mesa. Ante esto, el velocista Carlos Herrera, quien fue homenajeado en la cancha del Estadio León, afirmó que Castillo sólo agarró un "barco hundido".

"Alfredo llegó a la Conade cuando era un barco hundido, lleva un año y se me hace muy fuerte que el país está siendo muy grillero con él. Es cierto que cometió errores, pero no se le pueden exigir medallas cuando agarró un barco hundido hace un año.

"Él llegó a poner cuentas claras a las Federaciones y, como ya no recibían ingresos, se empezaron a pelear y en esa grilla unos están de un lado o los otros del otro.

"A mí me ayudó mucho que la Conade quitara el intermediario, que era la federación, para el apoyo entre Conade y atleta. Siempre se tiene que cortar una cabeza y, en este caso, el licenciado Castillo hizo lo que tenía que hacer, pero para mí hizo un buen trabajo junto con su equipo".

CAMBIARÍA DE PRUEBA 

Carlos Herrera es especialista en los 200 metros planos y fue el primer lugar de su heat eliminatorio en los Juegos Olímpicos de Río 2016, pero se quedó en la semifinal.

Sobre su resultado, dijo que quedó contento, pero no satisfecho. Para los próximos Juegos Olímpicos, en Tokio 2020, quiere medalla, y para lograrla piensa en cambiar de prueba.

"Si me quedo es porque quiero contender por una medalla, y si eso va a requerir que cambie de prueba lo voy a hacer; estamos evaluando y vamos dictaminar en octubre porque ya vamos a volver a entrenar en eso. Puede ser 400 metros con vallas o salto de longitud, quiero seguir en 200 porque quiero bajar los 19 segundos", confesó.

RECIBE HOMENAJE DE LEÓN

En un mundo donde o eres rayado o eres tigre, Carlos Herrera se rebeló y decidió ser del León. Incluso, estuvo en el estadio y la gente lo ovacionó.

El velocista olímpico en Río 2016 conoció a los Panzas Verdes en el 2012 cuando lograron el ascenso a la Primera División y, de inmediato, se identificó con el equipo, porque para sobresalir tuvo que pelear con las potencias del futbol mexicano, como él en su especialidad de los 200 metros planos.

"Yo siempre he estado en una prueba donde México no es potencia y hay otras potencias como Jamaica y Estados Unidos y siempre me he sentido identificado con los peleadores pequeños como en León, que lo fue en su momento, y que salió con los grandes, peleó y ganó. Aunado a eso, mi cuñado es de León y me mandaba las playeras.

"La forma en cómo me recibieron en el estadio fue algo grandioso. Fue una grata sorpresa, cuando me dijeron que fuera a dar una vuelta a saludar me estaba dando pena", dijo Carlos Herrera al salir del estadio León, donde recibió un homenaje por parte del Club por su participación en los Juegos Olímpicos de Río 2016. "Mi corazón es verde, no es de allá (Tigres o Monterrey)", remató.