Hecho al sol de la Nuevo Progreso

No transcurrió ni un año de su primera cornada cuando de nueva cuenta un toro le pasó factura. 

Carlos Casanueva ya sabe lo que es salir malherido por hacerle frente a los pitones de un toro
Carlos Casanueva ya sabe lo que es salir malherido por hacerle frente a los pitones de un toro (Fernando Carranza)

Guadalajara

Con el orgullo de "haber nacido" en la Nuevo Progreso, Carlos Casanueva está incluso dispuesto a dar la vida al sol del coso tapatío. Novillero, orgulloso de su tierra y de haber toreado en la que considera la plaza más dura de todo México, el joven de 21 años no tiene pasión más grande que la de pisar el ruedo.

Aunque no ha tomado la alternativa para dejar atrás el título de novillero, Carlos lleva en su rostro la seriedad propia de quien ya sabe lo que es salir malherido por hacerle frente a los pitones de un toro, sin embargo agradece cada instante en el que ha podido vestir el traje de luces.

"Estar hecho en la Nuevo Progreso de verdad es algo indescriptible con palabras, me siento muy orgulloso de estar aquí y de dar todo. En esta plaza fue donde me dieron mi primera cornada en una novillada de triunfadores, fue una tarde importante para mí en donde salí a darlo todo, era cara o cruz y me tocó la cruz. Respeto mucho esta plaza y creo que la gente que viene a torear aquí hace lo mismo.

"La cornada fue antes de salir a matar, estaba haciendo unas bernardinas y me crucé cuando no debí hacerlo, no lo toque a tiempo y eso es lo que pasa con los toros, te pegan apenas con un error", recuerda.

La cornada de aquel febrero de 2015 perforó su muslo izquierdo. La herida fue fuerte y dejo una cicatriz de por vida, pero su amor por las tardes de toros y por la Nuevo Progreso lo llevó a resistir y confirmar que su sangre taurina, herencia de su padre, puede más que el dolor.

"Yo ya estaba asimilando que cualquier día me pudieran pegar una cornada en esta plaza, prácticamente yo estaba nuevo y en seis meses de que había debutado me coloqué entre los 10 primeros del escalafón, toreaba muy constante y sabía que un toro me iba a herir tarde o temprano, lo tenía asimilado, por eso cuando me pegan la cornada yo estaba incluso feliz. Suena raro, pero así pasa cuando es tu bautizo de sangre, cuando es en tu casa y cuando lo das todo. Al toro lo pude matar y entré a la enfermería por propio pie", prosiguió.

Recuperado totalmente de su "bautizo de sangre", Carlos pudo volver a torear, pero el mundo en el que está inmerso, en su naturaleza impredecible, aún le guardaba otra lección que incluso sería aún más fuerte. No transcurrió ni un año de aquella cornada cuando de nueva cuenta un toro le pasó factura. Ahora el mes era enero, el año 2016 y el escenario fue la Plaza de Toros Alberto Balderas, en Autlán de Navarro.

"En Autlán tuve un cartel con Diego Emilio y Rafael Cerna, era mi quinto toro y fue el mejor de la tarde. En el ruedo me fui a portagayola y en el primer toro que maté el juez me negó la oreja, di vuelta al ruedo. En el segundo me fui a portagayola y me agarró el toro, me fracturó una vértebra. Cuando caí me quise levantar y no me reaccionaron las piernas, fue cuando me di cuenta que perdí la movilidad de mis pies y fue un momento de tensión, un momento antes habían agarrado a Diego Emilio. Me empezaron a inyectar y fue hasta los 20 minutos cuando comenzaron a reaccionar mis piernas, fue cuando le di gracias a Dios. Esos 20 minutos se me hicieron eternos.

"Tuve que parar casi un año por la lesión que tuve en Autlán, me fracturé las vértebras y me desvié unos discos, ese frenón costó mucho, reaparecí en Guadalajara y no tuve suerte con los toros. Cuesta mucho reponerse pero sé que así es esto y que es muy duro, es lo que más amo", finalizó.

Con el orgullo de “haber nacido” en la Nuevo Progreso, Carlos Casanueva está incluso dispuesto a dar la vida al sol del coso tapatío. Con  poco más de dos años como novillero ha hecho de su carrera un homenaje a las palabras del escritor José Alameda, quien alguna vez sentenciara que el toreo no es graciosa huida, sino apasionada entrega.

Ficha

Nombre: Carlos Eduardo Casanueva.

Apoderado y ejemplo a seguir: Antonio Bricio.

Plazas importantes donde ha toreado: Monumental Plaza de Toros México, Nuevo Progreso y Cinco Villas.