Bryan Salazar, una promesa de peso

El taekwondoín es un fuerte candidato para poner fin a la ausencia que ha tenido México en divisiones pesadas en Juegos Olímpicos

Salazar en competencia
Salazar en competencia (Mexsport)

Ciudad de México

En los tres últimos ciclos olímpicos, el taekwondo mexicano no ha corrido con suerte en los pesos pesados y conforme pasa el tiempo se va perdiendo en sus participaciones internacionales, sin embargo, para este nuevo ciclo ha surgido el nombre de Bryan Salazar, quien es una fuerte promesa para destacar en la categoría de menos de 87 kilos.

El reciente resultado que lo pone en ese estatus fue el conseguido en el Abierto de Estados Unidos, a finales de enero, donde se colgó la medalla de oro y sin ser favorito. Además, en la final de ese evento venció al número uno del mundo en ese peso, a Yassine Trabelsi, de Túnez.

“He empezado bien el año y en estos momentos me encuentro en el 16 del mundo y en el 40 dentro de la modalidad olímpica. Ahora el siguiente reto es el Campeonato Mundial donde buscaré un mayor impulso en los lugares en el ranking. Estoy enfocado en seguir trabajando de esta misma manera, la cual me llevó al oro, y sé que el camino es largo, pero mi objetivo es quedar dentro de los seis primeros de la clasificación olímpica y lograr el boleto a Tokio 2020”, dijo Salazar.

Desde que Víctor Estrada (bronce en Sídney 2000) dejó el tatami, los atletas en los pesos pesados destacan en torneos centroamericanos, pero ya llegando a justas continentales, mundiales y olímpicas, ya es difícil que trasciendan, e incluso no se ha logrado clasificar a unos Olímpicos. Estrada fue el último en Atenas 2004.

Salazar indicó que una de las claves por las que México ya no ha destacado en los pesados es porque los rivales los superan en la estatura.

"Somos muy chaparros en nuestra categoría, yo por ejemplo mido 1.82 metros y nunca me he enfrentado en el tatami a uno más bajito. Recientemente en el Abierto de Estados Unidos me encontré a rivales que miden 1.90 y dos metros, sin embargo, estoy acostumbrado a pelear con altos, simplemente es enfrentarlos de manera inteligente para sacar el resultado", resaltó.

Bryan comenzó a practicar el taekwondo desde los tres años de edad, sin embargo, fue hasta los 15 cuanto tomó la disciplina con seriedad y así, después de cuatro años, llegó a la selección nacional. El atleta ha logrado seis medallas desde que llegó al equipo mexicano: plata en el Abierto Mexicano 2015, bronce en el Abierto de España 2016, bronce en el Campeonato Panamericano 2016, plata en el Abierto Panamericano y oro en el Abierto de Estados Unidos 2017.

“Mi papá es maestro y me inició en esto desde los tres años y al principio era pesado, porque eres niño, pero a los 15 le empecé a echar ganas y ya cuatro años después llegué a la selección nacional. Ahora quiero trabajar como lo ha sido hasta el momento y conseguir mi lugar en el próximo Campeonato Mundial de Corea, con la finalidad de lograr los puntos posibles para así continuar por buen camino rumbo a mi objetivo que es Tokio 2020”, puntualizó Salazar.