Feyisa Lilesa no regresará a Etiopía por miedo a las represalías

El representante del medallista de plata piensa que el deportista no tiene contemplado regresar a la nación africana tras protestar en contra de su gobierno durante los Juegos Olímpicos de Río

Feyisa Lilesa realiza una seña de protesta contra el gobierno etíope
Feyisa Lilesa realiza una seña de protesta contra el gobierno etíope (Reuters)

Roma, Italia

El atleta etíope Feyisa Lilesa, medalla de plata en el maratón de los Juegos Olímpicos de Río, no regresará a Etiopía a pesar de las garantías de las autoridades asegurando que no tomarán medidas contra él por su gesto al cruzar la meta en contra del gobierno del país, estimó este martes su representante.

"No creo que vuelva a Etiopía. Mucha gente dice que no sería bueno para él", explicó a la AFP su agente, Federico Rosa.

Rosa, que vive en Italia y representa a Lilesa desde hace tres años desconoce los planes inmediatos del deportista una vez abandone Río de Janeiro.

"No puedo decir nada seguro porque no he hablado con él desde una conversación muy corta que tuvimos justo después de su carrera", explicó ante varios medios señalando una petición de asilo en Estados Unidos.

El domingo por la mañana, el maratoniano, plata en Río-2016, había pasado la meta cruzando sus brazos en el aire, un gesto utilizado durante las recientes manifestaciones antigobierno violentamente reprimidas en Etiopía.

Durante la ceremonia de medallas volvió a repetir su gesto y declaró luego en conferencia de prensa que temía regresar a su país luego de su acto de protesta "contra la actitud del gobierno hacia los Oromo", una de las dos principales etnias del país, que representan casi el 60% de la población, de la que Lilesa forma parte.

El lunes, el gobierno había asegurado que Feyisa Lilesa no se vería afectado por sus gestos públicos.

Los Oromos se manifiestan regularmente desde noviembre de 2015 contra un proyecto de apropiación de tierras, abandonado finalmente por las autoridades.

Otros grupos, como los Amhara, se unieron a estas protestas, que según las ONG’s dejaron decenas de manifestantes muertos en las regiones de Oromía y Amhara, en el sur del país.

En Rio, Feyisa Lilesa había confesado tener "íntimos en la cárcel en el país".