Oportunidad de oro para Colombia

Medio año después de su exitoso debut en Bellator, Alejandra Lara regresa para buscar coronarse en las 125 libras femeniles, estelarizando ante Ilima Macfarlane en Temécula, California el 29 de junio

Alejandra 'Azul' Lara.
Alejandra 'Azul' Lara. (Cortesía Bellator)

CIUDAD DE MÉXICO

La segunda aparición de la peleadora de Lobo Gym, Alejandra Lara, dentro de la jaula de Bellator será por el título de las 125 libras el 29 de junio en Temecula, California durante el evento estelar de Bellator 201.

Lara se medirá ante la campeona inaugural de la división mosca, Ilima Macfarlane, para buscar convertirse en la primera monarca colombiana de la promotora: “Es una responsabilidad muy grande, pero sé que si me dieron la oportunidad es porque vieron que será una buena pelea y porque tengo con qué ir por el cinturón, y yo también lo creo. Estoy trabajando duro y haciendo todo lo que está en mis manos para dar lo mejor de mí, y sé que puedo llevarme el cinturón”, dijo la peleadora de 23 años para La Afición.

“Me parece una oportunidad hermosa. Antes no creían ni esperaban que las mujeres pudiéramos hacerlo, o nos decían que es difícil, que siempre hay alguien mejor. Puedo marcar la pauta y motivar a muchas personas con el mismo sueño que vienen en el mismo camino. Hay que demostrar que podemos llegar a esto, y no solo las colombianas”, añadió.

‘Azul’, a quien apodan así desde la infancia por el favoritismo que ha mostrado hacia esa tonalidad, explica que hoy en día ese alias ha adquirido un significado diferente porque refleja su lado artístico: “Cuando la gente piensa en ese color se imagina el agua, el mar, que es profundo y calmado; pero a la vez muy peligroso, entonces ahora tiene esa connotación”.

Ella debutó en la empresa estadounidense el pasado mes de diciembre con una victoria por mataleón sobre Lena Ovchynnikova, en Italia: “Fue un shock para todos que me hubieran dado la oportunidad de pelar allá. Nadie esperaba que yo fuera a ganar la pelea, las apuestas estaban 4 a 1, y la gente decía que mi rival era muy buena. Pude romper las expectativas y demostrar que sí puedo dar la talla”.

Lara reconoce que uno de los retos más grandes que representa el enfrentar a Macfarlane es “la experiencia que tiene dentro de la jaula. No conozco mucho de su trayectoria, pero sé cuál es su estilo: finaliza a sus rivales”. Sin embargo, su preparación en el gimnasio de Guadalajara está enfocada a una estrategia específica que cubra todos los aspectos que le permitan llevarse la victoria y posicionarse como la campeona. “Espero poder quedarme en Lobo Gym y terminar mi campamento aquí, todo depende de si migración me saca, pero el plan es terminarlo en México”.

Ella comenzó su carrera dentro de los deportes de contacto a los cuatro años de edad, entrenando karate, y desde joven descubrió su inclinación por este tipo de actividades. En esta disciplina, compitió a nivel nacional por ocho años y después descubrió el kung fu y el san da, donde también participó en diversos torneos. Después, le invitaron a competir en MMA, y el resto es historia:

“Creo que soy una de las pioneras en Medellín y en mi país dentro de las artes marciales mixtas, y fue muy notorio como al principio ni siquiera encontrábamos pelea porque había muy pocas rivales. Cada día hay más personas que se dedican a esto y ven que los deportes de contacto tienen futuro”, concluyó.