Medallista mexicana en espera que Conade atienda sus necesidades

Adriana Jiménez, quien obtuvo la plata en clavados de altura en el Mundial de Natación espera que la Comisión se preocupe por las nuevas generaciones y los pueda apoyar en lo que necesitan para desarrollarse en esta disciplina

Adriana Jiménez, clavadista mexicana de altura
Adriana Jiménez, clavadista mexicana de altura (Red Bull)

Ciudad de México

Adriana Jiménez consiguió la medalla de plata en clavados de altura en el Mundial de Natación Budapest 2017; sin embargo, la deportista mexicana espera que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) atienda próximamente las necesidades que requiere esta disciplina.

La clavadista de altura y sus compañeros Jonathan Paredes y Sergio Guzmán han sido apoyados económicamente por la iniciativa privada, como Red Bull, quienes los ayudan en los viajes, hospedaje y alimentación, cuando compiten en el Mundial de la especialidad, donde esta marca es el principal patrocinador.

Asimismo, en el Mundial realizado por la Federación Internacional de Natación, fue la misma FINA quien les pagó todos los gastos para que pudieran acudir a Budapest, un sitio que no olvidará, ya que ahí obtuvo el segundo lugar por debajo de la australiana Rhiannan Iffland.

"Necesitamos un poco de apoyo de la Conade, apoyar más a las nuevas generaciones, porque yo ya tengo 32 años, a mí me queda muy poca vida de clavadista de altura, después de mí ¿quién va a estar? O después de un Sergio o Jonathan ¿quién va a estar? Necesitan impulsar a la nuevas generaciones, en eso necesitamos apoyo, así como también para que informen a los clavadistas que ese paso de los clavados ornamentales a los de altura no sea un paso grande, sino que sea una especialidad, lo cual los pueda llevar a ser potencia a nivel mundial y olímpico a futuro", comentó Adriana Jiménez para La Afición.

Pese a que la Conade ya tiene conocimiento de ello, "no hay nada concreto, ellos saben nuestras necesidades, pero en otras partes estoy agradecida por lo que me han apoyado, pero sí falta un poquito para que crezca más mi deporte".

Actualmente, la saltadora se prepara en el Centro Nacional de Alto Rendimiento, donde "realizo mis entrenamientos, preparación de mis clavados, preparación física y hasta la competencia nosotros hacemos nuestros clavados".

Respecto a su participación en Budapest, lugar en el que consiguió la presea plateada, la clavadista mexicana se dijo muy contenta por lo que realizó, pues a pesar de haber sido una competencia complicada, pudo lograr su objetivo, que era quedar dentro del podio.

"Fue una competencia intensa, la vivimos de manera muy intensa, yo estaba muy nerviosa, todo salió muy bien al final, pero creo que sí la viví un poquito pesada, ya que las circunstancias en cada competencia son diferentes, para nosotros ésta tiene gran peso, entonces yo creo que por eso me sentía bastante presionada".

Además, este Mundial de Natación lo pudo disfrutar al máximo, debido a que los organizadores adaptaron una alberca para tirar los clavados de altura; "eso es algo nuevo para los clavados de altura, porque siempre se realizan en localidades naturales. Pero después del resultado, estoy feliz, he disfrutado cada uno de los días después de la competencia".

Lo que sigue para Jiménez es terminar su "año mágico", con las tres competencias que aún quedan del Mundial de Clavados de Altura, siendo este próximo 03 de septiembre la primera en Texas.

"Gracias a Dios ha sido un año mágico en el que he obtenido los mejores resultados de mí carrera, como clavadista de altura. En este último sexenio del año viene la Serie Mundial, nos quedan tres paradas todavía, lo que es Texas, Bosnia y la última que es en Chile", concluyó.