Va Acuática Nelson Vargas por récord Guinness

Cerca de 100 nadadores se congregaron en la sucursal Coapa de la escuela de natación para intentar alcanzar una marca de la clase de natación más grande del mundo.

Ciudad de México

Por quinto año consecutivo, la Acuática Nelson Vargas compitió por romper el récord Guinness de la clase de natación más grande del mundo, congregando a cerca de 100 nadadores en la sucursal ubicada en Coapa, Ciudad de México.

El tema de la clase fueron los puntos básicos para evitar sufrir un ahogamiento y auxiliar a alguien que se encuentre en riesgo de sufrir este incidente, lo cual es un potencial riesgo de muerte que el profesor Nelson Vargas, presente en el evento, busca evitar con este tipo de iniciativas.

"Lo más importante es que la gente tiene que aprender a nadar, una de las principales causas de muerte en nuestro país es el ahogamiento. Es clave y para nosotros y es fundamental participar en esta clase, donde metemos mas de mil personas para colaborar con récord Guinness", comentó Nelson.

En México, algunos estados como Nuevo Leon y Chiapas, son participes del evento, el cual se celebra también en otros países y tiene como meta superar los 647 mil asistentes, marca actual registrada por Récord Guinness.

La clase debe cumplir ciertos requerimientos, como cumplir con una duración de 30 minutos en donde se abarquen temas como "la seguridad, el acceso seguro al agua, sumersión y respiración en la superficie y la locomoción elemental y habilidad de estilo libre", según el programa entregado a los profesores encargados de impartir la rutina.

En la alberca estuvieron personas de todas las edades y ambos géneros, quienes tuvieron una entusiasta participación, situación que Nelson Vargas valora por la importancia que, más allá del récord, debe existir entre la sociedad que no domina esta disciplina.

"Es importante que gente pueda llevar a los niños y la gente adulta que tiene que empezar a nadar", señaló.

Aún no se sabe si se logró alcanzar la cifra para romper la marca establecida, y aunque Vargas tiene "temor porque tenemos una sucursal menos", se siente "orgulloso de aportar a esta sumatoria".