"Estoy acostumbrado a los retos": Carlos Sainz

Con 51 años de edad, para el piloto español Carlos Sainz dos títulos del Campeonato Mundial de Rallies y una victoria en el Rally Dakar no son suficientes; ahora busca romper el dominio de Mini en la edición 2014 de la carrera en el desierto que inicia este 4 de enero

Ciudad de México

Muchos niños sueñan con tener un padre famoso y exitoso. El destino le cumplió eso a Carlos Sainz Jr., hijo del dos veces ganador del Campeonato Mundial de Rallies, Carlos Sainz, y quien durante toda su carrera solo ha esperado transmitir un mensaje a su vástago: “espero que me vea de una manera positiva, que vea a su padre como un buen ejemplo, que le sirva de motivación para que él se pueda seguir superando. Él es muy joven y tiene gran futuro”.

Sainz Jr. tiene razones de sobra para sentirse orgulloso de su progenitor, quien ahora tiene 51 años de edad; y que de nueva cuenta tomará la largada del Rally Dakar este 4 de enero en Argentina con el objetivo de convertirse en el primer español en ganar en dos ocasiones la categoría de coches, aunque reconoce deberá explotar el máximo de su talento para enfrentar a los Mini de la escudería alemana X-Raid.

“Quiero pensar que nuestro coche es lo suficientemente competitivo como para pelear ante los Mini por la victoria. No va a ser fácil, pero en mi cabeza tengo la sensación de que algún susto podemos darle. Mi mentalidad antes de la carrera es salir a tratar de disputarla y dar todo”, indicó el apodado Matador en entrevista telefónica para La Afición.

Sainz está acostumbrado a los retos. Logró dos campeonatos mundiales en un mundo donde los españoles no eran conocidos, irrumpió en el Dakar en 2006 con triunfo en cuatro etapas especiales, mientras en 2010 consumó la ansiada victoria general. Ahora buscará una nueva hazaña:llevar a un coche buggy al primer sitio de la meta, algo que no se ha logrado desde el 2000, cuando el francés Jean-Louis Schlesser se impuso antes de la llegada de los grandes fabricantes que han traído el dominio de marcas como Mitsubishi, Volkswagen y ahora Mini.

“El año pasado tuve una buena experiencia al conducir un buggy en el Dakar y aprendí varias cosas. Seguir la idea del buggy viene determinada por la relación que tengo con Volkswagen, dado que el contrato me impide correr con otra marca. A mitad de este año vimos que el proyecto de Nasser Al-Attiyah (piloto qatarí y ex ganador del Dakar) no iba para adelante, probé el coche de la compañía SMG y me gustó. Ahora vamos con él”, explicó.

El piloto español correrá con un coche construido a mano en aluminio tubular, con una carrocería de fibra de carbono y con un peso de mil 400 kilogramos. Este buggy contará con únicamente tracción en dos ruedas, mientras los Mini que manejarán el 11 veces ganador Stéphane Peterhansel o el español Joan Roma, cuenta con tracción en los dos ejes. A pesar de ello no se ve en una desventaja.

“El vehículo para este Dakar será más polivalente, se va a poder defender mejor en todos los terrenos. En el desierto tal vez no irá tan bien como el del 2013, pero en caminos donde el año pasado íbamos mal, donde peleábamos pobremente contra los 4x4 de Mini, creo que estaremos más cerca”.

Las cualidades de Carlos Sainz no terminan en el manejo. Las compañías para las que ha manejado siempre han admirado una ventaja sobre sus rivales: su capacidad de desarrollo, y eso lo comprobó Volkswagen en el 2013, dado que parte del éxito del francés Sebastien Ogier en el World Rally Championship, se debió al trabajo realizado por el español. Es por eso que en este nuevo buggy él ha tomado parte activa en la preparación del mismo.

“Hemos estado trabajando en las suspensiones, diferenciales, pequeños detalles que hacen que el coche este más a gusto a mi manera de conducción. Hemos tratado de mejorar la fiabilidad del vehículo en este tiempo”, dijo.

Junto a ello, El Matador espera que su manejo seguro, ese que le permite terminar los días con pocos daños en el auto, lo ayuden a resarcir las desventajas ante los favoritos, en especial, frente alos 5 mil 552 kilómetros de competencia que contará el Dakar 2014.

“Sabemos que tendremos etapas muy duras, más difíciles que otros años. Algunas serán especiales de 600 kilómetros cronometrados. Esto sin duda puede marcar el desarrollo de la carrera”, finalizó el español, quien quiere darle un nuevo ejemplo a su hijo: nunca rendirse y siempre luchar por hacer lo que a uno lo hace feliz.