Young In Bang llegó para hacer historia

En 1998, el entrenador coreano fue requerido para dirigir a la selección mayor de México de taekwondo y ha sumado éxitos, el más reciente, el de María Espinoza


El entrenador coreano muestra algunos de los trofeos que se han logrado con él
El entrenador coreano muestra algunos de los trofeos que se han logrado con él (CORTESÍA FMTKD)

Ciudad de México

Hace 18 años el entrenador coreano Young In Bang llegó a México por invitación de Jesús Moreno, quien era el presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo, y lo hizo sin mucho currículum de por medio; sin embargo, hubo confianza en él y desde entonces ha llevado al podio internacional a varios atletas del país.

Entre los logros que ha tenido como entrenador, de forma reciente está el de María Espinoza, quien obtuvo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, además recuerda con sentimiento el título mundial de Uriel Adriano en Puebla 2013.

El inicio no fue fácil para Bang, sobre todo por los problemas con el idioma; sin embargo, con el tiempo se acopló a su nuevo país y ya se siente un mexicano más, por lo que piensa en obtener la nacionalidad azteca, y con ello contender el siguiente año al Premio Nacional de Deportes como entrenador.

Además, el preparador ve en María Espinoza el potencial para llegar a otros Juegos Olímpicos al tener la capacidad mental y física, además de una buena ubicación en el ranking mundial.

¿Cómo fue qué llegó a México para entrenar taekwondo?

Estaba en un equipo profesional, que se llama Chung Chong, gané varios torneos internacionales y nacionales, y después de ello entrené a un equipo profesional. En 1995 vine como competidor y me conocieron poco a poco en la Federación Mexicana, ya en 1998 me invitaron como entrenador y hasta ahora sigo trabajando con el equipo. La primera vez que salí con el grupo de adultos fue a un Campeonato Panamericano en Lima, Perú, donde estaba muy preocupado y nervioso, ya que debía dar resultados, pero en ese evento ganamos como equipo.

¿Qué tan complicado fue adaptarse a una nueva forma de vida en otro país?

Al principio me sentí muy solo, ya que estaba viviendo con mi familia, pero tenía mis amigos y compañeros en mi país, y de repente se dio ese cambio de cultura e idioma, el cual era complicado, aprendí poco a poco, porque me enseñaron mis alumnos, quienes me decían ‘profesor tiene que hablar así’, y de esa forma aprendí español y poco a poco comencé a conocer la cultura de México, cómo son los nacionales y gané amigos.

¿Qué triunfo recuerda más como entrenador, después de 18 años de trayectoria en nuestro país?

Estaba contento cuando Uriel Adriano ganó el Mundial de Puebla en 2013, y estaba llorando por dentro y por fuera, ya que cambiamos la historia de México, además cuando María Espinoza ganó la semifinal en los Olímpicos de Río también estaba llorando, porque estaba muy contento; sin embargo, en esa competencia también hubo un momento amargo, ya que queríamos el oro y todo el mundo deseaba lo mismo, no se pudo, y también dolieron las derrotas de Carlos Navarro e Itzel Manjarrez, quienes se quedaron a un solo paso de lograr medalla.

¿Usted ya se siente mexicano, más allá de nacer en Corea?

Tengo que cambiar mi nacionalidad, necesito meter mis papeles para poder ser mexicano y así entregar mis documentos para contender por el Premio Nacional de Deportes como entrenador, no lo haré simplemente por el hecho del Premio, sino para estar más tiempo con el equipo nacional; seguiré con México y voy a apoyar al 100 por ciento a este país, hasta morir.

¿Ve a María Espinoza cumpliendo otro ciclo olímpico?

No he hablado con ella, apenas lo haré para saber qué planes tiene y no sé hasta dónde continuará, la veo capaz de cumplir otro ciclo olímpico y además tiene bastantes puntos en el ranking olímpico para llegar directamente a Tokio 2020. En este momento cuenta con más de 400 puntos en la clasificación y con solo ganar unidades en eventos de G-2 o G-4 puede llegar a la siguiente justa olímpica, sin problemas.

Sabemos que tendrá una reunión con la Federación Mundial de Taekwondo, ¿de qué tratará?

El 17 de octubre tengo una cita con la Federación Mundial de Taekwondo, junto con otros entrenadores internacionales, y vamos a hablar para cambiar el deporte. Todo el mundo dice que ya el taekwondo es aburrido con las reglas, pero solo es una nueva técnica que se está utilizando, donde ya solo se está atacando arriba y con la pierna levantada, pero vamos a cambiar algunas técnicas. Por mi parte propondré que una patada abajo pueda valer dos puntos.