Yoga restaurativo: ser más que hacer

Esta modalidad le permite al cuerpo reparar zonas inarmónicas  para volver a una condición saludable, y esto es posible gracias al estado de relajación profunda a nivel físico, mental y emocional que se consigue practicándola


El Yoga restaurativo ayuda a tener un condición más saludable
El Yoga restaurativo ayuda a tener un condición más saludable (Especial )

Ciudad de México

El Yoga Restaurativo tiene su origen en el método Iyengar creado por B.K.S. Iyengar, pero fue Judith Lasater, su discípula, quien lo popularizó a escala mundial. Lasater defi ne a las posturas restaurativas como de “ser más que de hacer”.

Como explica elblogdeyoga.com, el Yoga Restaurativo activa el sistema nervioso central parasimpático (SNCP), por lo cual es muy efectivo para aliviar la fatiga, recuperarse de enfermedades y padecimientos crónicos relacionados con el dolor, además de mitigar los síntomas de depresión y ansiedad causados por eventos traumáticos. Al activar el SNCP, se permite a la fascia, es decir el tejido conjuntivo que rodea los músculos, la oportunidad para estirarse y relajarse.

 Al hacerlo, estamos en condiciones de facilitar y aliviar el dolor crónico y la inflamación asociados con el tejido conectivo y los trastornos de las articulaciones. De igual forma reduce los niveles de cortisol, la hormona generada en estados de estrés, que en niveles elevados se asocia con presión alta y disfunciones cardiacas, respuestas inflamatorias, baja inmunidad, síndrome metabólico y exceso de glucosa en sangre o hiperglucemia, entre otras alteraciones. Una práctica regular disminuye la propensión a padecer afecciones emocionales relacionadas justamente con el estrés, también promueve una atención más efectiva.

También se recomienda para personas saludables que quieren tener una sesión de descanso profundo o como complemento ocasional a otras formas de yoga, dado que permite profundizar en la alineación de las ásanas, además de que su práctica se ha visto asociada a una mayor quema de grasa que en las prácticas regulares de Hatha Yoga.

 Una de las características del Yoga Restaurativo es la utilización de los llamados props, que no son más que Esta modalidad le permite al cuerpo reparar zonas inarmónicas para volver a una condición saludable, y esto es posible gracias al estado de relajación profunda a nivel físico, mental y emocional que se consigue practicándola Yoga Restaurativo: ser más que hacer herramientas como bloques, cojines, cobijas, pelotas y cinturones; así como sillas, bancos, mesas, cuerdas y la propia pared; que ayudan a conseguir, sin tanto esfuerzo, la alineación correcta del cuerpo en ciertas posturas.

En su libro Relax and Renew: Restful Yoga por Stressful Times, Lasater expone las distintas formas en que opera el Yoga Restaurativo: De entrada, el uso de los props crea el apoyo requerido para una relajación total. Además, cada secuencia está diseñada para que se realicen todos los movimientos de la columna vertebral: extensión, fl exión, rotación y extensión lateral.

 Una secuencia restaurativa bien planeada incluye posturas invertidas, lo que permite que la sangre también sea bombeada a la parte superior del cuerpo, reduciendo la retención de líquidos y la presión arterial, y estimulando la función cardiaca. De igual manera, los órganos internos se estimulan y relajan.

En niveles más sutiles, el estado de calma y silencio interno posibilita una mayor conciencia de la energía corporal y esto puede hacer que no se desperdicie o se sobreutilice agotándola.

En este tipo de Yoga, hay posturas que se sostienen hasta 20 minutos seguidos sin realizar esfuerzo adicional, pues son los props los que soportan las ásanas. La relajación y la respiración son los dos pilares de esta propuesta terapéutica que cultiva el espacio y la compasión.

A diferencia de muchas posturas que por definición son cómodas y estables, el soporte que dan los props brinda una sensación de bienestar y seguridad, y entonces es posible relajarse evitando que el cuerpo genere distracción; es por esto que el sistema nervioso entra en descanso pleno y la mente en un estado meditativo profundo.