Reigns acabó con el reinado de Triple H en Wrestlemania 32

Roman se coronó en una función histórica en Arlington; además, Undertaker venció a Shane y Charlotte continúa como campeona

Arlington, Texas

Roman Reigns se convirtió en nuevo campeón de peso completo de WWE tras vencer a Triple H, quien contó con las intervenciones de su esposa Stephanie McMahon, en la batalla estelar de Wrestlemania 32.

Ante 101 mil 763 espectadores en el AT&T Stadium, récord para un evento de este tipo, Reigns, con el brazo izquierdo prácticamente inservible por el castigo recibido, aplicó par de "superman punch" y una "lanza" para su victoria.

Ambos se entregaron y castigaron, Triple H estuvo cerca de acabar la contienda con una palanca al brazo que resistió el ex líder de The Shield, que sufrió el resto de la lucha con esa molestia, pero se las arregló para aplicar una lanza sobre su oponente, aunque la cuenta solo llegó a dos.

Stephanie McMahon, quien intervino un par de ocasiones a favor de su esposo, ingresó al ring para discutir con el réferi, pero estuvo en el lugar y momento equivocados, pues fue víctima de una lanza, pero ni eso evitó que siguiera con el apoyo a Triple H, a quien le pasó su mazo.

El entonces monarca trató de acabar la lucha, primero con un "pedigree" y luego con el mazo pero no pudo conectar a Reigns, quien cimentó su triunfo con dos "superman punch" y una nueva lanza, definitiva para la victoria y su coronación, aunque ni eso evitó que fuera abucheado nuevamente, como en su llegada al ring.

En tanto, Shane McMahon falló en su intento de tomar el control de RAW, además de salir en camilla luego de ser atendido por los médicos tras perder con The Undertaker, quien confirmó su permanencia en la empresa y futuras apariciones en Wrestlemania.

Con movilidad sobre el ring y veloces golpes, así empezó Shane, pero pronto fue controlado por el "Enterrador", quien no pudo liquidar a su rival con una "garra" sobre las escaleras metálicas ni con las "puertas del infierno", castigo que también recibió.

Tras minutos de intenso castigo, ambos salieron de la "celda infernal" y siguieron su lucha afuera, con el hijo de Vince dominando por momentos, sobre todo luego de golpear la cabeza de su rival en tres ocasiones, dos con una caja de herramientas, y dejarlo tendido sobre la mesa de los comentaristas.

Entonces llegó uno de los momentos espectaculares de la noche, cuando Shane subió a lo más alto de la celda para lanzarse, pero The Undertaker reaccionó a tiempo y su oponente golpeó de lleno la mesa para caer prácticamente liquidado.

El "Enterrador" lo cargó para regresarlo al ring, donde Shane se mostró retador, pero sin fuerzas para más, lo que aprovechó el legendario luchador para aplicar "tumba rompecuellos", toque de espadas y ampliar su marca a 23-1 en eventos de este tipo.

Otro que apareció de manera sorpresiva fue The Rock, interrumpido por la "Familia Wyatt" y quien retó a Eric Rowan, al que derrotó en seis segundos. Con los miles de espectadores enloquecidos con la presencia de su ídolo, apareció también John Cena, en su regreso oficial tras una lesión, y ambos acabaron con sus rivales.

Ayudada por su papá Ric Flair, Charlotte se mantuvo como campeona y se convirtió en la primera en obtener el Campeonato de Mujeres de WWE, tras vencer en una triple amenaza a Becky Lynch y Sasha Banks en una gran contienda.

Las retadoras estuvieron cerca de la victoria, pero al final la monarca aplicó "figura 4" a Becky, y cuando Sasha intentó regresar al ring para romper el castigo, Ric Flair se lo impidió y Charlotte rindió a su rival para seguir en el trono.

En la batalla real en memoria de André el Gigante, en la que participaron luchadores como Big Show, Kane y de manera sorpresiva el ex basquetbolista Shaquille O´Neal, el ganador fue el integrante de NXT, Baron Corbin.