T-60: más que un método, un estilo de vida

Con el objetivo de reducir la obesidad,William Wolff creó un programa deacondicionamiento físico intensivoque combina con un plan alimenticio

William Wolf y su programa de ejercicios
William Wolf y su programa de ejercicios (Santiago Chaparro)

CIUDAD DE MÉXICO

Ya que México ocupa el primer lugar mundial en obesidad, tanto en adultos como en niños, y el problema va en aumento, nuevos métodos de prevención empiezan a surgir.

No es un secreto que para llevar una vida saludable el ejercicio y la buena alimentación van de la mano, por lo mismo el entrenador en fitness y creador de Hiit MX, William Wolff se dio a la tarea de elaborar un tipo de entrenamiento que, por un lado, motiva a los usuarios y, por otro, garantiza cambios positivos en la salud física.

 “T-60 es un programa de entrenamiento de 60 días, seis días a la semana, 60 minutos. Tiene intervalos de alta intensidad, está científicamente comprobado que es el ejercicio que más grasa quema, entonces, en poco tiempo se pueden reducir más calorías que en una rutina normal de gimnasio”, explicó a La Afición.

 “Este programa está perfectamente coordinado con nuestro equipo de nutrición, el cual tiene un plan alimenticio que está compaginado dependiendo de la etapa de entrenamiento que estén pasando los usuarios, ya que en las 10 semanas que dura no entrenan lo mismo, ni comen lo mismo”, agregó Wolff.

En el primer programa del año se observaron resultados importantes. Alrededor de 140 usuarios inscritos bajaron en conjunto casi 600 kilos de grasa, subieron 96 de músculo y disminuyeron 95 centímetros de grasa visceral, ya que se llegan a quemar entre 650 y 750 calorías por sesión.

Como lo aclaró el creador del sistema, el T-60 no es un programa para bajar de peso, sino para sustituir porcentajes de grasa por masa muscular adecuada para el cuerpo de cada persona.

Además, la actividad física viene acompañada de cinco sesiones de medicina estética (máquinas de cavitación, mesoterapia, carboxiterapia, radiofrecuencia y lipoláser) y cuatro sesiones de nutrición especializada.

“Al final se puede ver que una persona que entrena movimientos funcionales tiene una figura más natural, además que es gente Algunas de las actividades del plan ágil”, concluyó Wolff.