Olímpicos lejanos

Llegar a los Mundiales ha sido para las selecciones mexicanas de voleibol un logro por las limitantes que afrontan, pero si quieren ir a la máxima cita, se deben corregir muchos aspectos

Selección mexicana de voleibol
Selección mexicana de voleibol (Conade)

Ciudad de México

Este año las selecciones mexicanas de voleibol lograron clasificarse a los Mundiales de la especialidad tanto en la rama varonil como en la femenil, pero es difícil pensar que nuestro país pudiera en estos momentos realizar un papel destacado en este tipo de justas por varias causas que limitan el desarrollo de este deporte, como la falta de una Liga profesional y que no haya concentración constante en los equipos.

Además, por estas limitaciones también es difícil que por ahora se piense en que de nueva cuenta haya una representación mexicana en una justa olímpica; la única vez que ha pasado esto fue en la edición de los Juegos de México 1968.

El entrenador de la selección femenil, Jorge Azair, así como el encargado de la varonil, Sergio Hernández, tienen claro lo que se debe hacer para que México vuelva a pisar canchas olímpicas.

"El voleibol mexicano tiene pocas posibilidades de asistir a los Juegos Olímpicos de Río 2016"

Sergio Hernández
Entrenador de la selección varonil

 

"Lo que necesitamos para aspirar a unos Juegos es tener a un equipo de tiempo completo y no solo unos cuantos meses, pero desafortunadamente eso cuesta, ahorita estamos completos y si tenemos el apoyo necesario para que el equipo se prepare, como el fogueo internacional, podemos pensar en aspirar a unos Olímpicos. Necesitamos tener las mismas condiciones de los países que van a los Juegos, como el hecho de una Liga profesional y partidos de preparación, ellos al menos tienen 100 partidos al año para prepararse y nosotros apenas los que tenemos en competencias", declaró Hernández.

El conjunto varonil ya jugó su Mundial, celebrado en Polonia, donde solo ganó un partido de cinco disputados; sin embargo, ese evento le sirvió a los jugadores como fogueo, ya que el entrenador considera que el trabajo que han hecho por ahora se notará en unos años.

"Jugadores y talento hay, pero lo que no existe es el dinero necesario para solventar una preparación de ese tipo. Además hay que resaltar que es muy difícil clasificar a Olímpicos, ya que solo hay un lugar para esta zona. La Norceca hace cinco zonas y hasta el final solo hace una eliminatoria preolímpica con seis equipos y últimamente ha pasado Estados Unidos. En el último Preolímpico quedamos en tercero, abajo de Estados Unidos y Canadá, cuesta trabajo, pero aún así estuvimos en un nivel bastante competitivo", dijo Hernández.

10° LUGAR ocupó México en los Olímpicos de 1968 en la rama varonil, mientras que la femenil ocupó el séptimo.

 

A su vez, Azair en la selección femenil tiene claro que al menos deberán esperar ocho años para aspirar a pelear con las potencias ese pase a los Olímpicos.

"Siendo objetivo, creo que a este grupo lo tenemos que cuidar para ocho años y en ese tiempo decir que tenemos la posibilidad de buscar una calificación olímpica.

Pero que en esos ochos años estén trabajando juntas y bien atendidas, que tengan una buena beca, sin que estén saliendo constantemente de la selección y que vayan a Europa y a Asia para que estén jugando contra los mejores del mundo y así poco a poco se den cuenta que ellas pueden estar dentro de ese nivel competitivo", dijo el entrenador de la selección femenil.

Además, cree que ante la falta de una Liga profesional las jugadoras deben tener una beca de 15 mil pesos mensuales para que así se dediquen de tiempo completo a la selección.

"Para llegar a Juegos Olímpicos se requiere un trabajo y no nada más de los entrenadores, sino administrativo como de federativos, de directivos de Conade y del Comité Olímpico Mexicano, porque eso implica dinero; es decir, que las muchachas no se preocupen si no les llegó una bequita de dos mil pesos, sino un ingreso que les dé la tranquilidad para que digan 'voy a dejar la escuela' o 'ya la terminé' y me voy a incorporar al 100 por ciento al equipo", explicó.

Al igual que en la rama varonil, en el Preolímpico femenil solo se reparte un boleto a los Juegos para todos los equipos de la zona.

"Norceca solo da un lugar para Juegos Olímpicos y ese lugar te lo tienes que pelear con Estados Unidos, República Dominicana, Cuba y Canadá. Antes Trinidad y Tobago estaba por encima de nosotros, afortunadamente este año ya no fue así y el siguiente paso es ganarle a los demás equipos, eso se logra por medio de trabajo y no con milagros", dijo Azair.

La próxima semana las jugadoras aztecas comenzarán a disputar el Mundial de la especialidad en Italia, donde tienen que enfrentar en su grupo a Kazajistán, Estados Unidos, Holanda, Rusia y Tailandia. Un sector complicado para las mexicanas en el que necesitan ganar dos juegos para avanzar a la siguiente ronda.