Con las armas necesarias

A pesar de no ser muy altas, la selección femenil de voleibol ha calificado al Mundial tras aprovechar otras de sus características frente a sus rivales

Las seleccionadas celebran su pase al Mundial de Italia 2014
Las seleccionadas celebran su pase al Mundial de Italia 2014 (CONADE)

Ciudad de México

No se quedaron atrás y ahora México también estará representado en el Campeonato Mundial de voleibol femenil en Italia, pero no fue sencillo regresar a esta justa después de que en Japón 2006 fuera la última vez, esto se logró tras cambiar la forma de organizarse.

“Después de muchísimos años estamos trabajando en equipo, no solo en las selecciones mayores, sino también se empiezan a ver resultados en las juveniles. Ha sido un acierto de la federación realizar grupos de trabajo. Lo importante es que ahora sí realizamos una preparación física, la cual antes no teníamos, y en el sistema de juego jugaban muy alto y ahora poco a poco están dominando la velocidad con la que queremos en un futuro den mejores partidos”, declaró el entrenador, Jorge Azair.

Un inconveniente que presentan los equipos mexicanos es la falta de altura, algo que suele ser una de las clave para ganar.

“Nuestra talla es baja y para el nivel internacional estamos bajitos, por lo que hemos buscado sacarle lo máximo a los recursos que tenemos, y ahora demostramos que ya podemos jugar ante europeos altos. Clasificamos gracias a las técnicas que usaron, no lo sabían, pero ahora ya lo saben, y seguimos buscando jugar más rápido para que se hagan buenos bloqueos altos. El promedio de nosotros es de 1.83 metros y a nivel mundial están en 1.91”, dijo el entrenador.

El conjunto regresó ayer a la Ciudad de México tras conseguir su pase al Mundial en Trinidad y Tobago, y ahora permanecerá unos días en el Distrito Federal, ya que del 25 al 27 de julio en el Gimnasio Olímpico Juan de la Barrera enfrentará por primera vez el Grand Prix de la especialidad, donde en esta primera fase se medirá ante Bulgaria, Argelia y Kenia.

“Los equipos europeos siempre son potencia, con bastante altura, y los africanos con fuerza, pero ahora estoy más preocupado en recuperar a las muchachas físicamente ya que venimos de un torneo y viaje muy cansado”, mencionó.

Después del certamen en el DF, la selección viajará a República Checa para jugar del 1 al 3 de agosto ante Kazajistán, Argelia y el país anfitrión. “Regresando la idea es reestructurar la forma de trabajo de cara al Mundial, tener una nómina de 30 jugadoras para que haya buena competencia, porque hay muchas juveniles trabajando fuerte. El grupo del Mundial es difícil ya que estará Rusia, Estados Unidos, Kazajistán y Holanda, es duro mas no imposible. El primer objetivo clasificar a la segunda ronda”, precisó.