Pantalla Grande

Videojuegos: La película es un buen documental sobre la historia de esta industria, que logró su financiamiento mediante Kickstarter y la pasión de cientos de gamers que ayudaron a hacerla realidad.

Ciudad de México

Esta no es una reseña sobre videojuegos, es sobre una película que habla de videojuegos. Cuando los píxeles han querido llegar al cine casi siempre es un desastre. Street Fighter, Mario Bros, Mortal Kombat, Resident Evil, Tomb Raider y otras más, han recibido las peores críticas de cinéfilos y gamers por igual.

Esta vez a alguien se le ocurrió contar la historia de los videojuegos en vez de de solo hacer una película basada en ellos.

Videojuegos: La película, comenzó como un proyecto independiente de Jeremy Snead, un desconocido cineasta que hasta ahora su máximo logro en la industria era haber sido tercera cámara de la película (si se le puede llamar así) One Direction: así somos.

Snead no tenía mucho dinero para realizar su sueño de contar los inicios  y la trascendencia,  de la industria de los videojuegos en el cine,  así que recurrió a dos buenas opciones: los amigos e Internet.

La primera opción le dio algo de capital al ser apoyado por Zachary Braff, actor mejor conocido por su papel del doctor John 'JD' Dorian en la serie de televisión Scrubs,  luego llegó Cliff Bleszinski, mente maestra detrás de Gears of War, y así junto cierto dinero pero aún no era suficiente, así que decidió pedirle a los gamers, a los cibernautas, a la gente.

Montó el proyecto de Videojuegos:la película en Kickstarter,  sitio de Internet de crowdfunding, es decir que se pone una meta determinada de dinero, y las personas que les gusta el proyecto donan cierta cantidad de dinero a cambio de beneficios para cuando salga a la luz lo que financian.

El monto para lograr hacer realidad la película era 60 mil dólares. Luego de tres semanas juntó más de cien mil dólares, suficiente para contratar a Sean Astin, mejor conocido por su papel como el líder de Los Goonies, Sam en El Señor de los Anillos, y muchos más. Además le alcanzó para pagar los derechos de canciones de Queen y varios más para musicalizar, aunque ya no logró la meta para componer un score original para el filme.

Así el proyecto llegó a convertirse en un gran documental sobre la evolución de los videojuegos, con entrevistas a los principales directores, desarrolladores, productores y leyendas de la industria, para contar cómo es que este entretenimiento se ha convertido en algo que gana más dinero en 24 horas que un blockbuster de verano en las salas de cine, y deja más de cien mil millones de dólares en ganancias tan sólo en Estados Unidos, y es en aquel país que llegó a algunas salas de cine con poco éxito, pero convirtiéndose en un documento invaluable para aquellos fans o estudiosos del mundo de pixeles.

Videojuegos: La película tiene sus detalles históricos, sus lagunas en ciertos momentos, una que otra entrevista que sin duda faltó, pero vale la pena verla,  y en México quien sabe si llegue a una sala de cine pero en iTunes y en su página de Internet, ya está disponible para renta y venta y es en este formato donde debe buscar el éxito, pues los que la vean viven conectados a la red jugando en multiplayer, son la generación pixel. ¡Game On!