El reto de comparar: Eran amigos

El gran serial MotoGP ha cobrado relevancia por la feroz disputa entre estos pilotos. La carrera de mañana en Valencia los enfrentará otra vez: Rossi vs. Márquez

Márquez vs. Rossi
Márquez vs. Rossi (Reuters )

Ciudad de México

El gran serial MotoGP ha cobrado relevancia por la feroz disputa entre estos pilotos. La carrera de mañana en Valencia los enfrentará otra vez: Valentino Rossi y Marc Márquez.

*Descarga aquí la versión impresa*

UN GRAN CAMPEÓN UN POCO LOCO

Considerado el mejor piloto de motos de la historia, es el que más podios y puntos acumula. Su personalidad es dual, al tono del sol y la luna que se integran en la mayoría de los diseños de sus cascos.

El italiano de 36 años, nacido el 16 de febrero de 1979, tiene fama de poseer un mal genio, aunque también puede ser muy divertido. En una ocasión se paseó en traje de baño por el circuito, al final de una carrera, alegando que hacía mucho calor. La broma le costó una multa. Y otra vez, cuando se subió al podio con un pollo en la cabeza, diciendo que era para hacer publicidad a la pollería de un amigo.

UNA AGRESIÓN QUE LE VA A COSTAR

Actúa como el verdadero amo y señor del serial. Todos bailan a su ritmo. Pero la sanción por su agresión a Marc Márquez en el pasado Gran Premio de Malasia no se la pudo quitar, ni recurriendo al TAS. Provocar que el joven español diera vueltas por el piso, le puede salir muy caro. Tendrá que salir en último lugar en Valencia, una carrera decisiva en la búsqueda de su octavo campeonato en esta, la categoría reina del motociclismo.

Al final, aunque con reticencias, ha tenido que reconocer su error. "Me arrepiento de no haber seguido mi trazada normal, pero yo, que estaba sobre la moto, sé cómo han sido las cosas. Me hubiese gustado luchar por el campeonato en una situación normal", dijo en la conferencia de prensa previa a la carrera que tendrá lugar en la madrugada de este domingo, tiempo de México. Rossi aseguró que no piensa en el retiro y el próximo año volverá a competir con su equipo, el Movistar Yamaha.

TODO, MENOS ARREPENTIDO

"Me gustaría hablar con Valentino para que todo vuelva a la normalidad", ha dicho Marc Márquez con la candidez propia de su edad. Todo lo que ha sucedido después del incidente en Malasia, lo ha llevado a reconocer: "honestamente, esta ha sido una de las semanas más difíciles de mi vida"... Y es que al catalán, aunque fue el agredido, se le ha reclamado un protagonismo y sentido de competitividad fuera de lugar, pues no tiene ya posibilidades de ganar el campeonato. La lucha está entre su compatriota Jorge Lorenzo (con 305 puntos) y Valentino Rossi (con 312). A falta de una carrera, precisamente la de Valencia, Márquez ocupa el tercer lugar, con lejanos 222. Aun así, promete que intentará subirse al podio y ganar este último gran premio. En la primera sesión de prácticas, desarrolladas ayer viernes, fue el mejor, avisando a todos que no se amedrentó por los reclamos y lo que menos hará es pasar desapercibido.

JOVEN MARAVILLA, ESFORZADO Y TRABAJADOR

A sus 22 años, y ya con dos campeonatos mundiales en MotoGP (2013 Y 2014) en sus alforjas, este joven nacido en Cervera (población situada en Lérida, Cataluña), está llamado a convertirse en uno de los más grandes de este deporte. A la altura de Rossi o más arriba del italiano, incluso. Escogió a la hormiga como su símbolo porque representa el esfuerzo y el trabajo y porque para él es el animal más fuerte de la tierra. Mantiene un perfil público que le genera admiración, colaborando con asociaciones altruistas. Su ídolo es Rossi, pero ahora se ha convertido en su principal adversario.