Cuando la URSS faltó a los Juegos Olímpicos

La extinta Unión Soviética, hoy Rusia, podría volver a quedar fuera de la máxima fiesta deportiva a nivel mundial

Bandera olímpica junto a bandera rusa
Bandera olímpica junto a bandera rusa (Reuters)

Ciudad de México

La participación del país más extenso del mundo en los próximos Juegos Olímpicos de Río está en riesgo, luego de la solicitud de la AMA (Agencia Mundial Antidopaje) al Comité Olímpico Internacional, no permitan participar a los rusos en  la magna justa.

Esta no sería la primera vez que dicho país, aunque en otras condiciones, no viaje a una justa veraniega.

La URSS opta por no asistir a los Ángeles 84

Pese al paradigma actual que sufre Rusia en su medio deportivo, el posicionamiento en los primeros planos de las distintas disciplinas deportivas, es innegable. Rusia presume de ser una de las naciones que imponen en el medallero cada que celebran unos juegos, siempre luchando codo a codo con los estadunidenses y alemanes, principales protagonistas en olímpicos.

En 1980, Moscú, sede de los juegos olímpicos en ese año, los soviéticos arrasaron en el medallero, al colgarse 80 preseas doradas, por 47 de Alemania Oriental, su más cercano perseguidor; el éxito obtenido tal vez, pudo ser atribuido a una razón, el ‘boicot’ estadounidense.

La máxima representación del capitalismo, y los identificados con el modo de producción socialista, los soviéticos, sostenían un lucha, social, política y económica, traducida en los que se nombró como Guerra Fría.

Tras esta premisa y en tono de protesta por la presencia militar soviética en Afganistán previo a los juegos de Moscú, Estados Unidos argumentó que la ocupación violaba el derecho internacional, por lo que la nación de las barras y las estrellas no asistió a la capital de la unión soviética, inclusive esta decisión incluyó a otros países que también quedaron de lado en la justa, destacando principalmente, naciones aliadas, de ese entonces como: Alemania Occidental, Canadá, Argentina, Chile, Japón, Turquía, Reino Unido y Australia entre muchos más.

La URSS no se quedó con los brazos cruzados, y liderados por Nikolái Tíjonov, jefe del gobierno soviético, hicieron lo propio para los olímpicos de Los Ángeles 84, al ‘boicotear’ el evento de ese año.

Los países del bloque del este y aliados socialistas faltaron a la celebración deportiva en represalia por la ‘jugada’ del ente capitalista, argumentando que no existían garantías suficientes para sus atletas. La decisión de no acudir se dio el 8 de mayo, a poco más de dos meses antes del comienzo de la justa.

Tras la omisión de los soviéticos en los juegos del 84, éstos decidieron realizar sus propio evento multideportivo, llamado ‘juegos de la amistad’, donde al menos 49 países participaron, incluyendo a algunos que compitieron en los Ángeles.