UFC 167: Georges St. Pierre, con más presión

El campeón welter de la UFC entrenó con Royce Gracie, ganador del UFC 1, y reconoció que está obligado a ganar en la función del XX aniversario ante Johny Hendricks

Las Vegas

La UFC festejará XX años poniendo a prueba al último de sus grandes campeones, el canadiense Georges St. Pierre, quien sabe que su racha de ocho defensas de forma consecutiva está en riesgo, más aún después de la derrota de Anderson Silva y los problemas que Jon Jones tuvo ante Alexander Gustaffson.

El octágono no respeta estrellas ni trayectorias, y la noche del sábado enfrentará en UFC 167 a Johny Hendricks, tal vez el mejor luchador de la división welter, con una poderosa izquierda que lo ha llevado a quedarse con el premio a 'KO' de la noche en sus últimas tres peleas.

Mark Coleman, ganador del UFC 10 y 11, también se presentó en el MGM Grand de Las Vegas para apoyar a Hendricks


El campeón sabe lo que representa: "Es mucha presión, más que antes, pero así me gusta. Me desempeño mejor cuando tengo presión, esas son mis mejores peleas", dijo St. Pierre a La Afición.

El originario de Quebec llegó a la sesión de entrenamientos públicos acompañado de la leyenda del jiujitsu Royce Gracie, ganador del UFC 1 en noviembre de 1993.

En medio de esa velada, donde se reunirán las figuras más representativas de la historia de las artes marciales mixtas, Georges no puede etiquetarse, pero explicó: "Sé que quiero ser reconocido como el mejor peleador, como alguien que dejó la vara muy alta para los demás en este deporte, que dejó huella".

Para Hendricks, todo cambió tras la derrota de Anderson Silva, pues se vino abajo la Súper Pelea ante GSP, y fue derrotado por un peleador con antecedentes de lucha colegial, Chris Weidman, lo que ahora lo convierte en un favorito para destronar a la leyenda.

"Yo sé que puedo ganar, pero la diferencia entre Georges St Pierre y Anderson Silva es que Georges no va a bajar los brazos, no me va a dar un espacio para vencerlo, pero sé que puedo hacerlo; desde que ganó Wiedman, la gente cree que puedo ganar, pero para mí solo es la cereza del pastel, éste es mi momento", compartió el estadunidense en entrevista.

El retador aceptó que ha tenido en su mente a St. Pierre desde hace más de cuatro años, pues es el único campeón que conoce y está listo para el reto de una función que puede ser histórica.

"No importa en qué pelea, función o aniversario sea, siempre quiero dar un buen espectáculo a la gente, dejarlo todo en la línea. No importa el rival o el cinturón por el que pelee, quiero que la gente sepa que puedo noquear, ganar por decisión o incluso someter, tiene un buen rato que no lo hago, pero sería un buen momento", agregó.

La pelea estelar del sábado enfrentará al campeón, quien no ha perdido desde 2007 , con el mejor contendiente del peso, quien no ha sido derrotado en tres años.