Un giro no tan inesperado

Tras pensar en ser peleadora, la modelo Marian Cantú, que apareció en el programa La hora pico, se alista para debutar en artes marciales mixtas 

Marian Cantú
Marian Cantú (Eloy Castillo)

CIUDAD DE MÉXICO

Desde hace varios años, la modelo Marian Cantú tenía la intención de practicar un deporte de contacto, así que cambió las zapatillas y los vestidos de diseñador por las pesas, para comenzar a hacer fisicoculturismo.

Pero su deseo no estaba satisfecho, necesitaba más adrenalina y comenzó con el capoeira, y después de 12 años se convirtió en instructora de este arte marcial brasileño. Eso tampoco cumplió sus expectativas, por lo que siguió en la búsqueda de nuevas emociones, hasta que se dio cuenta que era fanática de las artes marciales mixtas y en ese momento encontró su inspiración.

"En el fondo siempre fui una deportista, aunque empecé en el modelaje, soy una amante del deporte, siempre fui una peleadora reprimida, hoy la vida me da la oportunidad de hacerlo y me llena mucho", dijo en entrevista con La Afición la también actriz, quien reconoce que hay dudas sobre sus cualidades en el octágono, por salir del mundo del espectáculo.

Tras un año entrenando en Bonebreakers, Marian cree que llegó el momento de tener las primeras pruebas, aunque el camino no ha sido sencillo: “El estar aquí me preparó poco a poco para todo este cambio, uno tiene que llegar muy consciente, saber que a veces nos tocará recibir y luego dar, somos muy pocas mujeres y nos tenemos que adaptar, a veces entrenamos con hombres porque no hay más y sigues en el proceso de aprender. Antes se pensaba que era malo practicarlas, no aptas para mujeres por ser violentas, pero los resultados demuestran lo contrario, es un escape para la juventud, algo positivo en sus vidas”, explicó.

Aunque sabe que el tiempo no está a su favor, pues está cercana a cumplir los 40 años, Cantú aseguró que competir así es una gran motivación para seguir adelante y toma la práctica de esta disciplina como algo elemental para su vida.

“Me enamoré de este deporte y los Bonebreakers me reairmaron, es mi vitamina, sé que ya no tengo 15 años, pero estar aquí me hace sentir como de 18, el deporte es mi mejor medicina”, abundó.

La actriz comentó que desde que era pequeña su mayor inspiración para subir al octágono y tirar sus mejores golpes es su madre, porque como mamá soltera de dos niñas, las sacó adelante a ella y a su hermana con mucho esfuerzo.

“Aunque ella no esté muy de acuerdo con lo que hago, pues se preocupa y sufre porque sabe que me pueden pegar, es mi inspiración; mi madre fue una verdadera guerrera, aunque ella nunca alzó los puños como yo, cuando subo al octágono recuerdo todo lo que pasamos desde la infancia y eso me saca las fuerzas”, Finalizó. LA