Triunfa once años después

Santos no obtenía un triunfo en Ciudad Universitaria desde febrero de 2002, pero un gol de Oribe Peralta acabó con esa racha y devolvió a Pumas al fondo de la tabla general. Universidad sigue sin ganar como local.

Ciudad de México

Santos se metió a Ciudad Universitaria, una tierra en la que no ganaba desde hace once años, un campo en el que solía sufrir para sacar puntos, un feudo del que solía irse derrotado, pero ayer la historia cambio y venció a Pumas por 0-1, porquer Universidad tampoco fue el mismo de antaño.

Los laguneros apelaron al orden, bien plantados en defensa, los de Caixinha cuentan con líderes en cada una de sus líneas. Caixinha ejecuta una buena mezcla de experiencia y juventud que lo hacen ser un equipo capaz de hacerle juego a quién sea. No en vano es el único equipo que le ha podido ganar al intratable América.

El equipo albiverde supo contener el ímpetu inicial de su adversario, poco a poco fue emparejando el trámite del partido, hasta centralizar el duelo en medio campo, aunque los visitantes tampoco tuvieron la capacidad para generar muchas llegadas, tanto que Oribe Peralta estaba siendo bien contenido por la zaga rival.

En medio campo Rodolfo Salinas y Juan Pablo Rodríguez trabajaron para que el duelo mantuviera el equilibrio. Aunque hubo acciones en las que sufrieron en defensa, siempre hubo una pierna que llegó a tiempo para evitar la caída del marco de Oswaldo Sánchez, sobre todo en un par de jugadas en las que los delanteros auriazules decidieron mal y la zaga lagunera se rehizo en la segunda acción.

De a poco, Santos encontró la manera de llegar al área rival, lo hizo en servicios desde la banda o en pelota parada. Al 31’, Felipe Baloy remató con la cabeza un tiro de esquina y la pelota se fue por encima del larguero. Y en el aspecto defensivo tuvo la suerte de mantener el arco en blanco pese a un par de errores que los atacantes locales —como ha sido costumbre— no supieron capitalizar, el plan de aguantar y cazar un error del rival le estaba saliendo a los de Caixinha.

A la vuelta del descanso, el partido mantuvo el mismo ritmo, a veces un poco más cansino, sin mucha revolución, pero Santos sabía que en cualquier momento podía herir de muerte a su rival, los laguneros tuvieron el temple, y el orden necesario para seguir aspirando a la victoria.

Entonces llegó la jugada que le permitió a Santos abrir el marcador, Mauro Cejas apareció por la banda izquierda, explotó las debilidades de la defensa local, el Pitu salió de dos rivales y filtró un pase para Escoboza, —la jugada tomó descolocada a la zaga felina—, el volante lagunero entró al área y mandó un centro raso que Oribe conectó tras adelantarse al hombre que le marcaba. Al minuto 63, el Cepillo cuajaba el plan albiverde.

El resto del juego Santos lo sobrellevó, aunque vino una leve reacción de los locales, más por pulmones que por buen futbol. Pero de nueva cuenta hubo piernas laguneras que salvaron el peligro y la falta de certeza de su rival.

Hasta el minuto 87, Cándido Rámirez mandó un centro por la banda izquierda, Nahuelpán cabeceó la pelota, Oswaldo Sánchez la detuvo sobre la raya, aunque Luis García se barrió para empujarla al fondo, el árbitro, Óscar Macías, marcó falta sobre el portero. Esa fue la única jugada que hizo Pumas, la única que merece ser nombrada, porque Universidad no existe, no aparece en la Liga, su lugar está en el fondo de la tabla general. Mientras, Santos ya es cuarto lugar de la tabla, y tiene la capacidad de vencer al rival que sea, si no, que le pregunten al América.


[b]LA CULPA ES DE TODOS[/b]

Darío Verón no justifica el mal paso de Pumas. El capitán de Universidad señaló, tras la derrota ante Santos por 0-1, que el equipo no cesó en su lucha por revertir el marcador, pero que no supieron aprovechar sus oportunidades frente al marco que defendió Oswaldo Sánchez.

“El equipo luchó los 90 minutos, pero no aprovechamos las ocasiones que tuvimos y ellos, que tienen grandes jugadores, supieron manejar el partido y aprovecharon la oportunidad que tuvieron. Creo que la actitud es importante en un partido, y nosotros siempre tratamos de ofender; ahora solo nos queda seguir trabajando y terminar de manera digna el torneo, porque todos somos culpables”.

Pese a que Pumas tienen 8 unidades y se encuentra en la última sitio de la tabla general, el zaguero paraguayo no pierde la esperanza de que el cuadro auriazul sume victorias en los cuatro encuentros que le restan al presente certamen.

“Para mí el torneo todavía no se acaba, quedan cuatro partidos y por vergüenza tenemos que tratar de sacar esto adelante, para sumar la mayor cantidad de puntos que nos sea posible para no tener problemas en el descenso el próximo torneo”.

[b]EN EL PEOR MOMENTO[/b]

Mientras, José Luis Trejo, entrenador de Pumas, externó su impotencia por la derrota; el timonel universitario comentó que sus dirigidos hicieron lo posible para quedarse con el triunfo, pero que las cosas no les salieron como pretendían: “El equipo trabajó los 90 minutos, buscamos el arco rival todo el partido y se generaron alguna oportunidades, pero no fue suficiente. La derrota me genera impotencia”.

[b]“EL ÁRBITRO SE EQUIVOCA”[/b]

Pedro Caixinha habló de la jugada en la que el árbitro Óscar Macías le anuló a Luis García el gol que suponía el empate para Pumas en el duelo contra Santos. El entrenador del conjunto lagunero consideró que la acción era válida, pero descartó que el silbante tratara de beneficiar a su escuadra.

“En la acción que le quitan el gol a Pumas, creo que el árbitro se equivoca, pero no se debe juzgar como que benefició al equipo, me parece que se equivoca y nada más; nunca fue con la intención de beneficiar a Santos y perjudicar a Pumas. Fue una acción muy cerrada, en la que la participación de Oswaldo Sánchez es equivocada: él dudó a la hora de salir y el árbitro no la vio bien”, comentó.

Caixinha destacó la mentalidad de sus dirigidos, que siempre fue ofensiva, ya que nunca dieron por ganado el juego, pese a que los locales carecieron de oportunidades para empatar.

“El triunfo termina siendo sufrido, mi equipo no logró comportarse como debería, pero inciden varios factores: siempre he dicho que esta cancha es muy compleja, por el clima, sobre todo, aun así, no puedo hacer menos el comportamiento y mentalidad, siempre ofensiva, de mis jugadores. Todos se comportaron espectaculares”, señaló el timonel.

Aunque Santos rompió una racha de 11 años sin ganar en CU, Caixinha restó importancia a ello: “Ganar era lo más importante; la estadística no me interesa”.

([i]Rubén Guerrero/Ciudad de México[/i])