Indulto y diluvio de orejas

El laxo juez Jesús Morales sigue sin mostrar carácter al conceder un indulto y obsequiar tres orejas de poca trascendencia

David Fandila, torero español
David Fandila, torero español (Daniela Magdaleno )

Ciudad de México

Indulto a Bomboncito de José Ma. Arturo Huerta, dos orejas a Zapata y una más a Pizarro que dejarán poca huella.

8ª Corrida de la Temporada. Monumental Plaza de Toros México. Tarde nublada y fría. Larga e insulsa. La entrada más baja de la temporada donde la pobre presencia de los toros y los yerros de la autoridad se han encargado de irla vaciando paulatinamente.

Disparejo ganado tlaxcalteca de José María Huerta. 1° noble poco entendido 2° débil con mucha clase visiblemente 3° de menor trapío complicado 4° mansurroneó 5° exigente que pedía un torero 6° se quedó corto. 7° regalo de sobrero de la misma ganadería que resultó muy bueno y fue indultado.

El capitalino Federico Pizarro batalló al tratar de entender a su primero, un toro que pareció noble y manejable. Pizarro se vio entre altibajos y mató de un espadazo poco lucido. Hubo escasa petición pero el blando Juez Jesús Morales regaló una oreja de muy bajo calibre como la mayoría que se han cortado esta temporada. En su segundo, se peleó más con su cuadrilla que con el toro. Las condiciones del toro no se prestaron para ofrecer espectáculo. El público silenció su actuación después de una efectiva estocada.

El tlaxcalteca Uriel Moreno El Zapata quiso agradar en todo momento en capa y banderillas. Destacó una vara del picador Cesar Morales. Con la muleta, ante un toro visiblemente lastimado, Zapata inició con un toreó pulcro y parecía que la faena iba a reventar para bien, sin embargo empezó a torear a su estilo, entre muchos altibajos. Uriel perdió la cabeza y se perfiló a matar con severos defectos técnicos que lo hicieron azotar su rostro en el lomo del toro. Logró matar de media efectiva y se retiró al callejón con la cara ensangrentada. Con el quinto, en un tercio valiente y habilidoso, Uriel clavó el famoso par monumental dándose una vuelta al ruedo al culminarlo. Después de tanto pase sin ton ni son, El Zapata se tiró a topa carnero para matar y ser feamente empitonado para que el inepto Juez le regalara dos orejas al acabar, una vez más, con el prestigio de esta Monumental. Dio la vuelta entre fuerte división.

El granadino David Fandila "El Fandi" salió con brío y voluntad queriendo agradar en todo momento al público. De banderillas se vio un tanto atlético y sobrado llegando a clavar a toro pasado. Con la muleta, El Fandi se fajó con él y le vimos una faena con carácter que llegó a los tendidos. Mató de media que descordó al toro. Un accidente que no es culpa del matador pero la gente ni por enterada se da. Se retiró entre división. En su segundo; un toro muy complicado, Fandi trató de agradar sin conseguirlo. Se sintió comprometido a regalar un toro. Realizó el par de la moviola, inventado por Vicente Ruiz "El Soro". Con la muleta quedó un toro de dulce que se dejó hacer de todo. Lo pasó "N" número de veces y Fandi le hizo una faena muy a su estilo pero sin calar en lo hondo del público. Le gente se puso a favor del toro y hasta indulto fue concedido. Fandi creyó que el homenaje era para él y se prestó a este juego.

Nadie está en contra de que se corten orejas ni se indulte toros, pero el triunfalismo exacerbado nada tiene que ver con la verdadera relevancia de grandeza que tiene nuestra fiesta de toros.

La próxima semana de anuncian toros tapatíos de La Punta para el capitalino Alfredo Gutiérrez, el hispano Leandro y el hidrocálido Fabián Barba.