Tomás Aguilera, con mayores ambiciones

El voleibolista mexicano tiene muy claro lo que es jugar en Europa e incluso disfurtar de la gloria, pero ahora quiere ir a JO y a ligas de más jerarquía  

Tomás Aguilera un juego con la selección mexicana de voleibol
Tomás Aguilera un juego con la selección mexicana de voleibol (Conade )

CIUDAD DE MÉXICO

Después de haber regresado a Europa para jugar en la Liga suiza de voleibol, Tomás Aguilera no se conforma con ser uno de los pocos mexicanos que tiene el privilegio de practicar este deporte fuera del país, sino ahora quiere subir otro escalón y eso sería llegando a las Ligas de mayor consagración como la italiana o la rusa.

Para ello, el chihuahuense sabe que debe dejar un buen sabor de boca en su paso por el conjunto donde milita ahora, el Pallavolo Lugano, ya que el contra toque tiene es solo por esta temporada.

El voleibolista azteca no solo ha llegado a aventurarse con el equipo suizo ya que esta a unos pasos de poder cumplir con el objetivo que se planteó de ganar el título, algo que ya logró en el 2013 cuando jugaba con el conjunto Gas & Oil de Lugano, en ese mismo país.

El conjunto actual del azteca se encuentra disputando la serie final ante Lausanne y donde el marcador va 1-0 en contra del Pallavolo Lugano.

Al término de la temporada, Aguilera regresará a México para continuar con los eventos programados con la selección como la Liga Mundial y los JuegosPanamericanos.

-¿Se están cumpliendo tus expectativas con el equipo?

Ya estamos en lo que es la serie final, lamentablemente perdimos el primer partido y para ganar el campeonato se deben obtener tres de cinco victorias, entonces estamos aún echándole ganas. Mi objetivo es ganar el título con el equipo y así tenga la clasificación directa para la competición europea el próximo año, la cual ayuda mucho a vender al equipo.

-Después de terminar la temporada, ¿cuáles son tus planes?

Ya solo quedan 15 días por acá y regresaré para entrenar con la selección nacional donde se tienen varios eventos importantes este año. Aunque me daré una semana de descanso por que desde el Campeonato Mundial del año pasado no he parado de jugar y ya se siente un poco el cansancio.

-¿Qué te hace falta por cumplir en tu carrera deportiva?

Lo máximo para cualquier deportista serían los Juegos Olímpicos, pero por la zona es muy complicado ya que debemos buscar la clasificación con Estados Unidos y Cuba, pero se trabaja para ello. Por otra parte, hay bastantes Ligas muy buenas como el caso de Francia, Rusia e Italia, son las mejores en el mundo y un par de ellas estuvieron en el final cut de la Champions League. En esos países se ve al voleibol de una manera más profesional a lo que estamos acostumbrados, entonces ir ahí sería un salto de calidad muy grande y cumplir un sueño que también he tenido.

-¿Es difícil mantenerse dentro de un equipo europeo?

Los contratos aquí normalmente son de un año, máximo dos, y en mi caso fue de uno. Ahora tendré que ver opciones y la idea es buscar uno que sea serio, que tenga competición europea. En verdad que en este deporte no es nada fácil estar en equipos que jueguen en los eventos europeos ya que el nivel aquí es muy fuerte y cuesta mucho traer jugadores de América. Además, en las Ligas buenas se cobra buen dinero, pero es difícil llegar porque mucha gente lo practica al ver una buena oportunidad de obtener ingresos, además no es lo mismo traer a jugar a un extranjero que pagarle a una persona que vive en ese país.

-¿Jugar fuera del país ayuda mucho a mejora el nivel competitivo?

No es lo mismo entrenar y concentrarse un par de meses con la selección, a estar jugando todo el año. En México existe la Liga mexicana que dura cuatro meses, en cambio aquí en Suiza se juega en ocho y eso marca mucho la diferencia, por lo que si hay más mexicanos en Europa ayudará a subir el nivel de la selección y afortunadamente hay otros tres o cuatro jugadores que están jugando fuera del país. Al voleibol es a lo que me dedico al 100 por ciento, es mi trabajo, ya que fuera de competencia tienes que cuidarte físicamente y en los alimentos.