Tomás detuvo el tiempo

El mano a mano de José Tomás y Eulalio López Zotoluco en Aguascalientes fue una gran tarde

Aguascalientes, México

Impactante tarde brindó José Tomás en su tierra adoptiva, Aguascalientes. Le vimos torear los segundos más lentos en los últimos tiempos. El Zotoluco en su línea, pero ahora pinchando su buen lote.

Monumental de Aguascalientes. Lleno total con cartel de no hay billetes. Extraordinaria expectación para ver lidiar ganado de Los Encinos y Don Fernando de la Mora. El ambiente más intenso que hace tiempo no se veía para ver el mano a mano entre Tomás y El Zotoluco. Vestidos de lila y Tomás de azul rey con rombos. Ambos bordados en oro.

Juego del ganado. Toros bien rematados y presentados que dieron aceptable juego. 1º, 4º y 5º de Don Fernando de la Mora. 2º, 3º y 6º de los Encinos. 1º suave, 2º se rajó; 3º noble, 4º repetitivo con poca transmisión, recibió arrastre lento. 5º noble y el 6º bueno, que iba de largo.

El capitalino Eulalio López se mostró decoroso con su primero toreando muy a su estilo. Se cansó de pinchar y se retiró en silencio. Con su segundo poco le pudimos ver ante un toro que merecía más.

Eulalio estuvo a merced de las embestidas. Un par de desarmes y algunos pinchazos que le dieron al traste su faena. Se retiró en silencio.

En el quinto, Zotoluco sobó en demasía a un toro que merecía más citarlo de largo y decidió ahogarlo con la muleta. Eulalio no lo pensó así y vimos una faena larga que no comunicó ni a sus partidarios. Pinchó de nuevo varias veces y se retiró con menos cartel que con el que llegó.

El de Galapagar, José Tomás Martín, trató de lucir de capa, comunicando mucho pero más cumpliendo con la expectación con sus modos y sitio. De muleta le pudo a un toro que se rajó. Mató de entera efectiva que fue suficiente para cortar una oreja. Su segundo, bautizado como "Pollo Querido", en homenaje a Juan Arturo Torres Landa, Empresario de Juriquilla, Querétaro.

Tomás detuvo el tiempo con unos naturales lentos, con mucho más que relajamiento. Recordé las palabras vertidas por Don Álvaro Domecq de Diez, gran ganadero y escritor hispano: "despacio, como se apartan los toros en el campo. Despacio, virtud suprema del toreo. Despacio, como se doma un caballo. Despacio, como se besa y se quiere, como se canta y se bebe, como se reza y se ama... Despacio!"

Puso a la plaza en ebullición y mató de entera en su sitio. Cortó dos orejas entre el clamor popular. Con el que cerró plaza estuvo muy vistoso de capa y dejó que el sobresaliente Víctor Mora pegara un quite por gaoneras que electrizó la plaza. De muleta el toro se vino para abajo y fue corta su faena, pero muy vistosa, pues el toro iba de largo y eso ayudó mucho a lucir.

Desafortunadamente pinchó y solo saludó en el tercio. Posiblemente esta fue la faena que más impacto tuvo al tendido.

Gran tarde en Aguascalientes donde se puso de manifiesto el gran torero que es Tomás y la lamentable decadencia del Zotoluco, a quien reventaron al ponerlo en un cartel de tanto fuste. Ojalá pueda verse a Tomás sin tantas complicaciones y reservas, que lo harían prestigiar aún más el gran sitio que actualmente goza.