Tiburones Blancos, éxito sin límites

La adversidad es palabra tachada de su vocabulario; el mote de un equipo de jóvenes nadadores, reflejo de su realidad  

Ciudad de México

La Alberca Olímpica es hogar de un grupo de jóvenes quienes, en la mayoría de los casos, tienen síndrome de Down; a pesar de su discapacidad, su meta es representar a México alrededor del mundo.

Un orgullo y una satisfacción es lo que genera a los padres del equipo de natación Tiburones Blancos, dirigido por Humberto Zavala.

Desde hace 7 años, con miembros de entre 8 y 21 años, se ha conformado el equipo, que ha participado en competencias nacionales, como la Paralimpiada, y en noviembre próximo asistirán al Mundial de especialidad que se celebrará en Morelia.

Para Marisela Hernández Valencia, madre de Giovanni, de 21 años, quien desde los dos empezó a nadar, ha sido una satisfacción ver lo lejos que ha llegado su hijo. Desde el momento en que supo que Giovanni tenía síndrome de Down, y con un posible diagnóstico de que no caminaría ni hablaría, entregó su máximo esfuerzo.

"En mi caso no hay papá, para mí es doble satisfacción, y verlo en un pódium es algo muy grande. A nivel nacional (Giovanni) tiene 12 medallas", comentó Marisela para La Afición.

Al igual que Giovanni, Abraham, de 18 años, ha asistido a tres Paralimpiadas Nacionales, y este año no será la excepción.

En las categorías que ha participado, Abraham ha obtenido medallas de oro y, para él, estar en una competencia como esta, es el resultado de un trabajo día a día.

"Esto él lo ve como un complemento de su vida; empezó a nadar a los 11 años y a los 12 se fue a su primera Paralimpiada Nacional, donde consiguió su primera medalla de oro", dijo Leticia Romero de Escamillo.

A pesar de ser un equipo con niños laureados, los problemas y fracturas que sufrieron dentro del equipo los orilló a salir del Distrito Federal, un lugar donde las puertas ya estaban cerradas para ellos, por lo que tuvieron que emigrar al Estado de México; tras ser aceptados por la entidad, en su primera Paralimpiada Nacional, los Tiburones Blancos se hicieron de 11 medallas, el doble que todo el representativo de la Ciudad de México.