Tarahumaras protagonizan medio maratón

Los rarámuris están en Nuevo León, para protagonizar un medio maratón; todas las ganancias serán destinadas a poryectos de ayuda de la Fundación Tarahumara

Medio Maratón en San Pedro Garza García, Nuevo León
Medio Maratón en San Pedro Garza García, Nuevo León (Tomada de Multimedios Deportes)

SAN PEDRO GARZA, Nuevo León

Las sandalias desgastadas que tramo a tramo van recorriendo los 21 kilómetros de trayecto no los hacen menos a los competidores Tarahumaras, que llegan desde la sierra de Chihuahua y cubren el trayecto por el gusto de correr.

Desde que recuerdan han corrido, caminado o trotado, es una etnia que ha vivido siempre en movimiento, ya sea porque las distancias de una comunidad a otra son largas y los caminos de difícil acceso, o porque es necesario tener las mejores aptitudes a la hora de ir de cacería.

Pero hoy, los rarámuris, como entre ellos se llaman, están en San Pedro Garza García, uno de los municipios más ricos de México y de América Latina con otro propósito, participar en los 21 kilómetros que Home Depot organiza por tercer año consecutivo y cuyas ganancias son destinadas a proyectos de ayuda a su comunidad en coordinación con la Fundación Tarahumara.

Así se mezclan con el grueso de corredores que participan en el evento para ser de alguna forma los invitados de honor, niños y adultos, hombres y mujeres que provienen de las partes más marginales de Chihuahua.

Ataviados con sus coloridos atuendos tradicionales corren con entusiasmo por las finas y bien cuidadas calles de San Pedro, que este domingo reunieron a 5 mil 200 participantes.

Silverio Morales, un corredor de 45 años, originario de Guachochi, con 15 años corriendo, ya es un hombre bien curtido en esto de las carreras.
Hoy es una de las estrellas que participan en la carrera, pues como corredor de elite está acostumbrado a participar en eventos de más de 42 kilómetros, incluso el doble aunque esto solo fue un calentamiento para él.

También llamaban la atención los niños tarahumaras, que a sus ocho años cubren distancias iguales en su comunidad, hoy por pura diversión para ellos completaron 5 kilómetros, como quien juega un partido de futbol en la calle, pero en cambio para ellos su esencia es mover las piernas un paso tras otro sin parar sobre la montaña.

En la categoría varonil el ganador fue Carlos Guerrero con un tiempo de 1:12:46, mientras que Adalia Cantú se llevó la prueba femenil con 1:26.21.

Pero al final más allá de los ganadores, hubo un momento en que el corredor urbano y el indígena se reconocieron para compartir un trayecto, el cual supuso el verdadero triunfo como deporte para una de las etnias más pobres de México.