Suspenden a director general de federación keniana de atletismo

Isaac Mwangi fue acusado la semana pasada por dos atletas kenianos de haberles pedido dinero en 2015 a cambio de una reducción de su suspensión por dopaje.

 Isaac Mwangi, director de la Federación Keniana de Atletismo
Isaac Mwangi, director de la Federación Keniana de Atletismo (AP)

PARÍS, Francia

El director general de la federación keniana de atletismo (AK), Isaac Mwangi, fue suspendido este lunes por seis meses de todas sus funciones por la comisión de ética de la federación internacional de atletismo (IAAF) en espera de un examen de las acusaciones de corrupción contra él.

Isaac Mwangi fue acusado la semana pasada por dos atletas kenianos de haberles pedido dinero en 2015 a cambio de una reducción de su suspensión por dopaje.

"El presidente de la comisión de ética de la IAAF, Michael Beloff, ha suspendido hoy provisionalmente a Isaac Mwangi, director general de la Federación Keniana de Atletismo, de todas sus funciones y posiciones en el seno de la federación keniana y de la IAAF en interés de la integridad de este deporte", escribe la comisión en un comunicado.

Le suspensión cubre "un período de 180 días, que comienza el 22 de febrero, en espera del examen de una denuncia en su contra y de informaciones que han llegado a la comisión de ética".

La semana pasada, se filtraron testimonios filtraron sobre Kenia, dejando entender, como en Rusia, que prácticas dopantes habían podido estar ligadas a tentativas o casos de corrupción en el seno de la AK.

Isaac Mwangi fue acusado por Francisca Koki Manunga (400 metros vallas) y Joyce Zakari (400 metros) de haber pedido el 16 de octubre de 2015 que le sean pagadas 2,5 millones de shillings (unos 21.000 euros) a cambio de suspensiones menores.

Las dos atletas habían dado positivo a un producto que ponía prohibido en el Mundial de atletismo de Pekín en agosto de 2015.

Según sus afirmaciones, rechazaron el acuerdo propuesto por Mwangi y, a finales de noviembre de 2015, la Federación keniana las suspendía por cuatro años.

Tras estas acusaciones, Mwangi decidió dejar su puesto durante el tiempo de investigación.